ARTICULO; Niños Redondos en un Sistema Educativo Cuadrado

San Francisco de Macorís - Lic. Raydina Lora
La educación inclusiva es un modelo educativo que busca atender las necesidades de aprendizaje de todos los niños, jóvenes y adultos, en especial aquellos que son vulnerables a la marginalidad y la exclusión social.
Esto implica que las escuelas deben reconocer y responder a las diversas necesidades de los estudiantes sin distinción de raza, religión o condición social y cultural.
Aunque el concepto de educación inclusiva puede asociarse a una respuesta educativa que integré en las escuelas comunes a los niños y niñas con capacidades especiales; el término es más amplio, y hace referencia a una transformación progresiva de los sistemas educativos, orientada a que los mismos provean una educación de calidad a todas las personas por igual y adaptada a la diversidad.
Según Zappalá, Köppel y Suchodolsky,  la educación inclusiva implica la reformulación de la práctica docente, mediante la implementación de estrategias pedagógicas que faciliten el desarrollo de, una cultura educativa  en la cual todos se sientan participes, un aprendizaje construtivo, dar respuesta a las necesidades educativas de niños/as y jóvenes con barreras en el aprendizaje, con el fin de poder darle participación   en los distintos contextos.
Luego de analizar el libro Educación Inclusiva en América Latina del autor Blanco, se puede decir que la infraestructura de los centros educativos públicos del país no cuentan con los recursos, docentes, mobiliarios y áreas de esparcimiento necesarios para integrar en el sistema a los niños y jóvenes que tienen discapacidad física o capacidad especial para el aprendizaje. Ya que se debe establecer la modernización de los centros educativos para garantizar que los centros escolares sean lugares dignos, libres de riesgos, que sirvan a su comunidad, que cuenten con la infraestructura y el equipamiento necesario y la tecnología de vanguardia apropiadas para enseñar y aprender.
En otro aspecto, la profesionalización docente. Si queremos que los docentes sean inclusivos y capaces de educar en y para la diversidad es imprescindible que tengan la oportunidad de vivencias estos aspectos, lo cual requiere cambios profundos en su propia formalización. En primer lugar, a los docentes se les debería preparar para enseñar en diferentes contextos y realidades, sea cual sea el nivel educativo en el que se desempeñen, deberían tener conocimientos teóricos y prácticos sobre las necesidades educativas más relevantes asociadas a las diferencias sociales, culturales e individuales. Implementar estrategias de atención a la diversidad en el aula, ya que la atención a la diversidad requiere un trabajo colaborativo entre los y las docentes de la escuela en el que cada cual aporte sus conocimientos y perspectivas, responsabilizándose de la educación de todo el alumnado.
Pero una educación no puede ser de calidad si no logra que todos los alumnos, y no sólo parte de ellos, adquieran las competencias necesarias para insertarse activamente en la sociedad y desarrollo de vida en relación con los otros. Es decir no puede haber calidad sin equidad.
La autora es Licenciada en Orientación y Psicopedagogía


Related

Opinión 8356299942237166301

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

LAS MAS LEÍDAS DE LA ULTIMA SEMANA

LAS MÁS POPULARES

Traductor de google

Siguenos en Twitter

.

http://www.elfogondesanjuan.com/

Síguenos en Facebook

Síguenos por Email

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

Google+ Followers

contador de visitas


contador de visitas para web
item