Sacerdote mata joven a martillazos


POR, TEÓFILO BONILLA, SHIRA ABREU y JUAN JULIO GÓMEZ

SANTO DOMINGO.- 8 agosto.-Un sacerdote mató a martillazos y puñaladas a un monaguillo de 16 años, con el cual durante tres años mantuvo relaciones sexuales, porque según el cura el menor lo estaba chantajeando con publicar vídeos y fotos sosteniendo relaciones sexuales si no le daba dinero.
El padre Elvin Taveras Durán dijo a los investigadores de la Policía y el fiscal adjunto Gilberto Castillo, que mató a martillazos y puñaladas a Fernely Carrión Saviñón (Tieni), de 16 años, y que montó el cadáver en su carro Nissan Sentra, rojo, y lo llevó a la carretera Guerra-Bayaguana, donde lo lanzó en un matorral.


Una fuente oficial ligada a las investigaciones expresó que el padre Taveras Durán admitió haber cometido el crimen cuando investigadores de Homicidios de la Policía junto al Ministerio Público, fueron a allanar la casa parroquial de la Iglesia Santa Cecilia de Hainamosa, Santo Domingo Este, ubicada en la calle Padre Aula número 7 del sector Los Rosales, donde fue arrestado.


La Policía y el Ministerio Público actuaron luego que la madre del menor, Rosanny Saviñón Reyes, denunció en la Policía que su hijo había desaparecido el pasado día 4, tras decirle que iba a reunirse con el sacerdote Taveras Durán.


El padre, tras ser arrestado solo para fines de investigación, confesó que mató a Fernely con quien dijo tenía una relación desde el año 2013, “é me amenazó que si no le daba dinero iba a publicar los vídeos y las fotos teniendo relaciones con él”.


Taveras Durán dijo a los investigadores que “ante esa situación, yo le di 180 mil pesos para que no lo hiciera, sin embargo, este volvió a pedirme dinero, si no iba a publicar en las redes sociales las fotos y los vídeos, y le tuve que dar otros 10 mil pesos”.


Declaró que Carrión Saviñón volvió a exigirle dinero, por lo que acordaron que el pasado viernes 4 de este mes se reunirían para entregarle otros 180 mil pesos en efectivo, “pero primero le pedí que formateara el teléfono celular donde tenía las fotos y los vídeos, y cuando lo hizo, sólo le di cuatro mil pesos, él se enojó y provocó una discusión que terminó en un forcejeo, en medio del cual logré tomar un martillo con el cual le dí dos veces en la cabeza, y cayó al piso, y luego tomé un cuchillo y le maté de varias puñaladas en el pecho y la espalda”.


El sacerdote señaló que conoció al menor Carrión Saviñón en el año 2013, cuando serví como párroco en la Iglesia Nuestra Señora de Fátima, de la urbanización Máximo Gómez, en Villa Mella, Santo Domingo Norte.


El joven fue reportado como desaparecido por sus padres el pasado viernes 4 del cursante mes, cuando salió a las 10:00 de la mañana y comunicó a su madre y a su novia que iba a buscar un dinero donde el padre Taveras Durán, pero este nunca retornó a su vivienda.


El padre fue interrogado hasta la madrugada de este martes por oficiales de Homicidio de la Policía y un representante del Ministerio Público.


Manto de misterio
El sacerdote Taveras Guzmán fue trasladado primero al destacamento Felicidad de Los Mina, y anoche a un lugar indeterminado a los fines de los investigadores recabar nuevas evidencias, informó el fiscal adjunto Félix Castillo.


En las próximas horas, al sacerdote le conocerían medida de coerción, aunque en los casos de homicidios, se conocen este tipo de medida antes de las 48 horas, si de determine culpabilidad.
En la fiscalía de Invivienda el caso no había llegado, comunicó el departamento de relaciones pública de la Fiscalía de Santo Domingo.


Víctor Núñez, del departamento de Prensa, señaló que el caso está en proceso de investigación y que desconoce el nombre del sacerdote.


Los padres
Fernely cursaba el segundo año del bachillerato en el programa Prepara en un liceo de Cristo Rey. Junto a sus dos hermanos tenía el grupo de baile Zona X, y se habían presentado en varios programas de televisión.


Sus familiares dijeron que él también daba clases de baile 

en un colegio en Hainamosa, Santo Domingo Este, el cual alegadamente dirige el supuesto asesino.
Los tíos del monaguillo, Víctor Saviñón y su esposa Esperanza Jiménez, aseguraron que nadie en la familia imaginaba que el muchacho tuviera una relación sentimental con el religioso pero que sí sospecharon del origen del dinero y los celulares caros que siempre tenía.


Expresaron que tienen la esperanza de que se haga justicia porque el propio sacerdote habría confesado el crimen.


En medio de un intenso hedor en la sala de espera del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) del Cementerio Cristo Redentor detallaron que Fernely y el sacerdote se conocieron hace tres años antes de que este último se ordenara y mientras dirigía misas en la Iglesia Nuestra Señora de Fátima y en la parroquia San Miguel, del residencial Máximo Gómez, de Santo Domingo Norte.


El tío dijo que el padre confesó que mató al monaguillo porque estaba celoso y porque ya casi no iba a su casa a menos que le diera dinero.


Jiménez dijo que hace tres años el sacerdote llamó insistentemente a la mamá de Fernely, Rosanny Saviñón, para pedirle que le diera permiso de amanecer en su casa, lo cual molestó a la madre, quien le advirtió a Taveras Durán que su hijo no amanecía fuera de su casa y que si le pasaba cualquier cosa él iba a ser responsable.


Agregó que después de ese episodio nunca vieron nada sospechoso, pero que ella sí habló con su esposo de que había que investigar el origen del dinero que manejaba Fernely.


“Pero ahora, como ya tenía 16 años se sentía un hombre, se veían escondidos, lo mandaba a buscar en taxi. Él tenía siempre celulares caros, no duraba ni dos meses con cada uno. Nadie de la familia sabía hasta ahora que mantenían roce”, dijo entre lágrimas.


Mientras que la novia de Fernely, la jovencita Cristal Morillo, sostuvo que Fernely le había dicho que iba el viernes a la casa del padre a buscar un dinero, pero que nunca le reveló por qué el padre le regalaba dinero.


En tanto que Saviñón sostuvo que hasta el momento sólo el padre del muchacho había visto una foto del cadáver, pero que no lo habían podido identificar presencialmente en el Inacif. Empleados de la entidad dijeron que de la identificación se encargarán los patólogos.


Fernely residía con su madre en la calle Gioconda 91 del sector Villa Marina, de Villa Mella.

Apunte
Fernely
La víctima cursaba el segundo año del bachillerato, era monaguillo desde los 10 años y junto a sus hermanos daba clases de baile y tenían el grupo Zona X, con el que se presentaron en varios programas de televisión.

Related

Nacionales 2457281404749407850

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

LAS MAS LEÍDAS DE LA ULTIMA SEMANA

LAS MÁS POPULARES

Traductor de google

Siguenos en Twitter

.

http://www.elfogondesanjuan.com/

Síguenos en Facebook

Síguenos por Email

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

Google+ Followers

contador de visitas


contador de visitas para web
item