ELLAS SE LLAMABAN... Cincuenta y una vidas de mujeres han sido segadas por la violencia machista de enero a septiembre de 2019

POR: MARGARITA CORDERO
SANTO DOMINGO, R.D.-De una buena parte de ellas, los perfiles en las redes sociales permanecen abiertos. Cientos de fotos de mujeres hermosas, alegres, coquetas. Incontables mensajes de amor junto a las de sus hijos e hijas, casi siempre menores, rodeadas de enternecedores emojis. Son parte de los 66 niños y niñas que han quedado huérfanos a causa de la violencia extrema contra sus madres. Una cifra aproximada,además, porque no siempre la nota periodística, calco de la policial, ofrece datos sobre la maternidad de las víctimas.
Palabras inocentes, ajenas a la cercanía de la desgracia, como las escritas por Nayelin Estephany Margarin Medina, en las que daba gracias a Dios por la felicidad y bendiciones que llenaban su vida. Frases contra los feminicidios, como las dejadas en su muro por Glendy Esther Cedeño para condenar el de su amiga Marol Medina Salas: “Yo nuncaaaa, nuncaaaa, superaré tu muerteeeeee”, “Justicia por ti, morenita”. Un mes después, recibía ella misma un balazo en la cabeza. Palabras de determinación y fortaleza, como las escritas por Denia Lissette Báez Berroa: “Voy a luchar por mí y por mi bebé. Señor, permíteme seguir tus pasos”.
Fotos, muchas fotos y sonrisas. Fotos de mujeres sensuales, orgullosas de sus cuerpos. Niños y niñas que también sonríen y besan el rostro de sus madres. Bizcochos y globos de cumpleaños. Veladas en las escuelas. Vientres al aire para mostrar sin tapujos el embarazo. Recién nacidos que se ofrecen por primera vez al lente de la cámara. Confesiones públicas y apasionadas a sus parejas.
De las que no dejaron testimonio de sus vidas en las redes, hay que suponer que no eran diferentes. La juventud, y la mayoría de las asesinadas eran muy jóvenes, tiene la esperanza como dínamo.
Pese a las evidencias irrefutables, las autoridades persisten en su despropósito de edulcorar las cifras, como si con ella aligeraran la carga de su responsabilidad en los feminicidios. Ministerio de la Mujer, Procuraduría General de la República y hasta el presidente Danilo Medina en su discurso en su última rendición de cuenta, subestiman el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. Callan la frecuente ocurrencia de feminicidios fallidos, que también de enero a septiembre suman diecinueve. No agregan tampoco las que aparecen muertas, con signos de violencia física y sexual, sobre las que nada más se sabe después, como ha ocurrido con las cuatro de este año. Pero, sobre todo, se muestran incapaces (¿indiferentes?) de ejecutar políticas públicas que contribuyan con la protección efectiva de las potenciales víctimas, a concienciar a la sociedad sobre la ideología que sirve de caldo de cultivo a los feminicidios y a hacer posible un cambio de cultura.
Las campañas conservadoras lideradas por las Iglesias contra la llamada “ideología de género”, contribuyen igualmente a enmascarar las causas reales de los feminicidios y la violencia contra la mujer. Disolviendo su especificidad en la violencia intrafamiliar (siempre masculina) o en la violencia social, y restando legitimidad a cualquier otro tipo de interpretación -- o en el mejor de los casos patologizando al feminicida--, las instituciones religiosas dominicanas se oponen de hecho al análisis ponderado que podría encaminar políticas públicas más responsables y de mayor efecto preventivo.
De su parte, y salvo dar cuenta escueta de los hechos, los medios de comunicación continúan hablando de “crimen pasional”, de “celos”, de “causas desconocidas”. Titulando “mujer muere”, “tipo mata ex jeba”, “hombre dispara”. Reduciendo a las víctimas a un nombre y a un número de cuchilladas o disparos. Despojando a las víctimas de sus historias personales, incluso cuando intentan poner de relieve la violencia de género. Para la mayoría, llamar por su nombre al feminicidio continúa siendo tabú. Desposeído de su naturaleza de violencia extrema contra las mujeres por ser mujeres, el feminicidio pasa a convertirse un delito como cualquier otro.
Mientras la mayor parte de la sociedad se desentiende de la gravedad del feminicidio, el calendario se tiñe de rojo. El machismo siega vida de mujeres jóvenes y deja un reguero de huérfanos, a los que no responden ni la sociedad ni el Estado.
Enero 2019
Ella se llamaba Jessica Michelle Medina.
Tenía 16 años. La mató a puñaladas y golpes su pareja. Las pocas notas informativas publicadas describen la relación como violenta. La adolescente inauguró la fatídica lista de los feminicidios en el país en el 2019. Ocurrió en el sector Cancela, del municipio Santo Domingo Este, el primero de enero.

Ella se llamaba Esperanza Martínez.
Tenía 33 años. La mató de varias puñaladas en el cuello el hombre con quien mantenía una relación, aunque no convivían bajo el mismo techo. De ella apenas se publicó nada en los medios, salvo que su cadáver apareció en el baño de la casa del feminicida. Ocurrió en el municipio Santo Domingo Este el 18 de enero.

Ella se llamaba Glendy Esther Cedeño Gómez.
Tenía 20 años. Dejó una hija pequeña. La mató de un disparo en la cara un hombre que dijo ser sólo su amigo. Alegó también que el disparo se produjo cuando “jugaba” con el arma y se le escapó de las manos. El cadáver de la joven fue encontrado en la cama de una de las habitaciones del apartamento donde se cometió el feminicidio. Ocurrió en Higüey, el 18 de enero.

Ella se llamaba Dahiana Durán Bonilla.
Tenía 17 años. La estranguló su expareja. Conforme los familiares, el feminicida visitó la casa de su víctima para pedirle la reconciliación, pero la joven persistió en su negativa. De alguna manera, la convenció de acompañarlo hasta donde abordaría un vehículo del transporte público. Desde entonces sus familiares, que al pasar las horas sin que regresara denunciaron su desaparición, no supieron de ella hasta que su cadáver en descomposición apareció abandonado en la casa del feminicida el 25 de enero. Dahiana tenía planes de regresar a la escuela que había abandonado. Quería ser abogada. Ocurrió en el sector Las Cañitas, Distrito Nacional, el 21 de enero.

Ella se llamaba Yoselin Núñez Núñez.
Tenía 24 años. Deja dos hijos e la orfandad. La mató a puñaladas y a palos su expareja, quien le pidió encontrarse con ella para entregarle el dinero de la manutención de los menores. Al no regresar, sus familiares denunciaron su desaparición. Su cadáver fue encontrado tres días después semienterrado en una finca arrocera. Ocurrió en Jima Abajo, La Vega, el 26 de enero.

Ella se llamaba Ana Isaura Pimentel.
Tenía 31 años. La mató de varios disparos de escopeta su expareja, con quien convivió durante quince años y procreó cuatro hijos, dos hembras y dos varones. Una de las niñas la acompañó al lugar de trabajo del feminicida, donde supuestamente este le entregaría el dinero de la manutención. Siete meses antes, decidió abandonar el hogar huyendo de los malos tratos y las amenazas de muerte. Cansada de esperar, decidió marcharse, pero recibió una llamada del hombre pidiéndole bajar al parqueo de la empresa, donde la mató y se suicidó. Un hermano del feminicida declaró a la prensa que éste le había dicho que se “sentiría bien” quitándole la vida a Ana Isaura. Ocurrió en el Distrito Nacional el 29 de enero.

Febrero
Ella se llamaba Melania de Castro.
Tenía 42 años. La mató a machetazos su pareja, quien también agredió al hijo de ambos, de 12 años, cuando este intentó defender a su madre. La víctima trabajaba por la noche cuidando a un niño, a lo que el feminicida se oponía. El feminicida hizo me amago de suicidarse ingiriendo veneno, pero fue de inmediato atendido por personal médico. Ocurrió en la comunidad La Palmilla, Samaná, el primero de febrero.

Ella se llamaba Paola Rojas Santana.
Tenía 32 años. Era periodista. Deja dos hijos huérfanos, de 12 y 13 años. La mató de un puñetazo un hombre, sargento de la Policía, que la asediaba de manera constante y al que ella rechazaba. Nunca lo denunció por miedo. La noche de los hechos, el feminicida le arrebató antes el celular y lo estrelló contra el suelo. Cuando la joven le reclamó por su actitud, la golpeó provocándole la muerte. El feminicida pretendió la complicidad de una amiga de la víctima, pidiéndole declarar a las autoridades que esta había sufrido una caída. Ocurrió en el sector San Carlos, del Distrito Nacional, el 9 de febrero.

Ella se llamaba Marlenny Muñoz Núñez.
Tenía 24 años. La mató su pareja de un disparo en la cabeza. Deja tres hijos huérfanos y entre sus allegados se comentó que estaba embarazada. También dijeron que la víctima había puesto varias denuncias por violencia de género contra el que finalmente sería su feminicida. Ocurrió el Cotuí, el 11 de febrero.

Ella se llamaba Yery Lachapel.
No se publicó su edad ni si tenía hijos, pero a juzgar por las fotos era muy joven. Tampoco se ofrecen otros detalles. La ahorcó su pareja con una correa, quien había llegado borracho a la casa en horas de la madrugada, por lo que habrían discutido. Ocurrió en Los Alcarrizos, Santo Domingo Oeste, el 18 de febrero.

Ella se llamaba Diorelis Valera Hinojosa.
Tenía 37 años. Deja un hijo en la orfandad. La mató a puñaladas su expareja, con la que se negaba a reconciliarse. Pese a que había solicitado y obtenido una orden de alejamiento, la víctima acudió a una cita con el feminicida para recoger un supuesto regalo para el hijo de ambos. Los familiares de la víctima definen al feminicida como un hombre “celoso y violento” que la maltrataba constantemente. Ocurrió en el batey San Miguel, en el Seibo, el 26 de febrero.

Marzo
Ella se llamaba Andreina Nivar (Coraima).
Tenía 25 años. Deja un niño en la orfandad. La estranguló su pareja en la habitación de hotel. Al ser apresado cuatro meses después de cometer el feminicidio, el hombre confesó que mientras su víctima se bañaba, un hombre llamó a su celular. Discutieron y la mató. Se deshizo de los documentos personales de la víctima para que no pudiera ser identificada. El teléfono lo vendió por 700 pesos. Ocurrió en el sector Herrera, Santo Domingo Oeste, el 6 de marzo.

Ella se llamaba Jade González.
Tenía 16 años. Murió tras dos semanas de agonía a consecuencia de las heridas de bala que le produjo su expareja, de quien tenía un año separada. Habrían iniciado la relación cuando ella tenía 13 años y él 22. El feminicida se personó el 26 de febrero a la casa donde la víctima vivía con sus padres y disparó contra ella. Ocurrió en la localidad El Caimito, en La Vega, y el deceso se produjo el 15 de marzo.

Ella se llamaba Nairoby Nathaly Pérez Reyes.
Tenía 33 años. Era licenciada en Educación. Deja en la orfandad a tres hijos. La mató a puñaladas su pareja, con quien tenía 18 años casada. Conforme las autoridades, el feminicida llamó por teléfono a una hija adolescente para decirle que había matado a su madre y pedirle que cuidara de sus hermanos. Aunque allegados dijeron no saber que la pareja tenía problemas, en la Unidad de Violencia de Género de la Fiscalía de Valverde reposan dos denuncias interpuestas por la víctima contra el feminicida en los años 2016 y 2018. El feminicida se suicidó. Ocurrió en el distrito municipal Maizal, de Esperanza, en la provincia Valverde, el 26 de marzo.

Abril

Ella se llamaba Nidia Virginia Pérez García.
Tenía 30 años. Tenía dos hijos, un varón de nueve años y una niña recién nacida. Era cabo de la Policía. La mató su pareja, con quien se había reconciliado hacía poco tiempo. La noche antes, ella lo invitó a una actividad festiva, pero él rehusó. La mujer asistió con su hijo. En la mañana del día siguiente, la agente policial salió al patio de su vivienda portando su pistola de reglamento. El feminicida se la arrebató y le disparó cinco veces, y luego se suicidó. Todo ocurrió delante del hijo de ambos, quien alertó a los vecinos de lo ocurrido. Ocurrió en el sector Altos de Sabana Perdida, en el municipio Santo Domingo Norte, el 1 de abril.

Ella se llamaba Wanda Francisca Espinal.
Tenía 40 años. Era enfermera. Tenía tres hijos de una relación anterior. Su pareja la mató de varios picazos en la cabeza. Durante nueve días, el cadáver de la mujer permaneció oculto entre los manglares del río Salado. El feminicida tenía un historial de violencia contra ella; en una ocasión le infirió una puñalada que la llevó al borde de la muerte. Sus amigos y amigas señalan que en los últimos tiempos ella se había retraído y lo atribuyen a la situación de violencia en que vivía. Al ser detenido, el feminicida condujo a las autoridades hasta el lugar donde ocultó el cuerpo de su víctima. El cadáver fue encontrado en Boca de Chavón, La Romana, el 1 de abril.

Ella se llamaba Anneris Brito.
Tenía 29 años. Tenía un hijo. La mató su pareja de un balazo en la cabeza. El feminicida declaró a la Policía que al llegar a la casa, reclamó a su víctima el tiempo que ocupaba navegando en internet, tras lo cual deja el arma bajo la almohada de la habitación común y se fue a un colmado cercano. Al regresar, dijo, encontró a la mujer muerta y el arma a su lado. En principio, las autoridades hablaron de suicidio, pero la familia de la víctima reclamó abrir una investigación. El hombre terminó confesando el feminicidio. Ocurrió en Cotuí, Sánchez Ramírez, el 4 de abril.

Ella se llamaba Yarinelis Domínguez Rijo.
Tenía 12 años. Antes de estrangularla, la violó el hombre del que su madre se había separado y con quien se rehusaba a volver. Según testimonios de parientes, el feminicida maltrataba a la niña cuando aún convivía con la progenitora de esta. En una ocasión, la castigó hincándola sobre tapas metálicas de botella. También maltrataba a la mujer, quien presentó una denuncia por violencia de género ante el Ministerio Público. El feminicida dejó escrito en la puerta de la vivienda un mensaje para la madre de la niña: “Me duele que no estaré para verte sufrir también, pero me voy feliz porque te la hice”. Ocurrió en el municipio Villa Hermosa, en La Romana, el 5 de abril.

Ella se llamaba Angélica María Rodríguez Muñoz (Samantha).
Tenía 21 años. Deja un hija huérfana. La mató de cuatro balazos su expareja, quien también asesinó a un joven al que suponía su amante. Al momento de los hechos, el feminicida y su víctima tenían cuatro meses separados. Los padres de la mujer dijeron que la ruptura de ambos se produjo porque el feminicida “es muy celoso y habían discutido, debido a que ella le reclamaba por qué no la dejaba salir y por qué la tenía encerrada”. Ocurrió en el sector Sabana Perdida, en el municipio Santo Domingo Norte, el 12 de abril.

Ella se llamaba María Esthefani Ferreira Reyes (Yuli).
Tenía 23 años. Estudió en la UASD. La estranguló su expareja, con quien había procreado dos hijos. Intentando poner distancia entre ellos a causa de los maltratos, la víctima se fue a trabajar a la zona de Bávaro. Volvió a su antigua casa tras recibir una llamada donde le informaban que el hombre había intentado suicidarse deprimido por la ruptura, lo que era incierto. En la madrugada posterior a su regreso, el feminicida cumplió su cometido. El hombre fingió nuevamente un intento de suicidio infiriéndose una herida leve en el cuello. Ocurrió en el sector Los Platanitos, en Bonao, el 12 de abril.

Ella se llamaba Francisca Virginia Pérez Matos.
Tenía 34 años. Trabajaba como doméstica. Deja un hijo de seis meses de edad. La mató a balazos su pareja, con quien llevaba dos años y medio de relación. A seguidas, se suicidó. Trabajador en una compañía de seguridad, se llevó al hogar el arma que tenía asignada. La familia del feminicida alega que este era maltratado por la mujer, razón por la cual le habían aconsejado separarse. Ocurrió en el barrio Loyola, en el municipio Santo Domingo Oeste, el 25 de abril.

Ella se llamaba Yajaira de los Santos.
Tenía 37 años. Deja tres hijos huérfanos. La mató su pareja de un disparo con un arma de fabricación casera. Familiares y allegados de la víctima señalan que el feminicida llegó borracho a la casa, rompió a patadas la puerta de la casa donde ambos vivían, discutió con la mujer y le disparó. Agregan que sus amenazas de muerte a su pareja eran frecuentes, así como los insultos con palabras descompuestas. Habían aconsejado a la víctima terminar con la relación. Incluso, el casero les había reclamado la vivienda en varias ocasiones, molesto con el comportamiento del feminicida cuando bebía. Ocurrió en la comunidad de Los Jovillos, Azua, el 27 de abril.

Mayo

Ella se llamaba Wendy Ortiz (Yahaira).
Tenía 42 años. La mató de varias puñaladas su expareja, con quien procreó dos hijos y adoptó un tercero. Uno de ellos intentó infructuosamente salvar a su madre, quien preparaba el almuerzo cuando fue atacada. La víctima murió tras seis días de agonía. Sin inmutarse, el feminicida declaró a la prensa sobre el hecho: “Yo hoy vine a reconciliarme, a hablar con los hijos, la saludé y ella lo que hacía era que me ignoraba, yo le dije mira dinero por si hay que comprar cualquier cosa, y no me hizo caso”. Ocurrió en Villa Mella, Santo Domingo Norte. La apuñaló el 19 de mayo.

Ella se llamaba Génesis Morales.
Tenía 19 años. La mató su expareja de un disparo en la cabeza delante del hijo de ambos, de tres años de edad. La joven había regresado una semana antes al país desde Estados Unidos, donde residía, con la intención de iniciar los trámites de divorcio del feminicida, al que este se oponía. Tras cometer el feminicidio, el hombre llamó a un taxista para que recogiera al niño y se suicidó. Ocurrió en Jarabacoa, el 25 de mayo.

Ella se llamaba Mosandra Mateo (Mimí).
Tenía 22 años. La mató de 24 puñaladas un hombre, de oficio motoconchista, con quien había estado hasta altas horas de la noche anterior al hallazgo de su cadáver en unos matorrales. El hombre fue apresado y acusado de feminicidio. La prensa no recoge otros detalles. Ocurrió en Ciudad del Rey, de Verón-Punta Cana, provincia La Altagracia, el 29 de mayo.

Junio

Ella se llamaba Aleydi Ureña Peña.
Tenía diez años. La estranguló un vecino después de violarla. El infanto-feminicida aprovechó que la niña se encontraba sola para llevarla a su propia casa y cometer el doble crimen. Ocultó el cuerpecito debajo de su cama. Cuando fue hecho preso, alegó haber actuado bajo los efectos del alcohol y las drogas. Tenía solo dos meses viviendo al lado de su víctima. Ocurrió en Villa Progreso, Cienfuegos, en Santiago, el 5 de junio.

Ella se llamaba Denia Lissette Báez Berroa.
Tenía 21 años. Estudió en la Universidad O&M. La mató de tres disparos su expareja, con quien procreó una niña. Tras la separación, la joven abrió un colmado para solventar sus gastos y los de su hijita. En su cuenta de Facebook escribió el 2 de junio: “Voy a luchar por mí y por mi bebé. Señor, permíteme seguir tus pasos”. Su propósito quedó frustrado cuando su feminicida la sacó de su casa a la calle para dispararle. El hombre subió luego una foto a las redes sociales apuntándose a la cabeza y anunciando que se suicidaría, lo cual hizo. Ocurrió en Bayaguana, Monte Plata, el 11 de junio.

Ella se llamaba Johanna Mercedes Guillén Guillén.
Tenía 30 años. Era abogada de profesión y también vendía productos cosméticos. Su expareja la mató de varias puñaladas frente al hijo de ambos de cinco años. Precisamente por su hijo, dicen los familiares, la víctima nunca se querelló por violencia contra el feminicida. Una cámara de vigilancia captó los detalles del feminicidio. En la fílmica se ve a la víctima, ya en el suelo, intentando defenderse de su agresor, al niño llorando desesperado y al feminicida que huye. Los familiares de la víctima afirman que la relación fue siempre violenta. Ocurrió en San Cristóbal el 15 de junio.

Ella se llamaba Ana Yoverny Gómez Valdez.
Tenía 30 años. Era graduada de la UASD. La mató de un disparo en la cara su pareja, con quien tenía tres hijas de doce, ocho y tres años, y a quien imploró por su vida. En la portada de su página en Facebook, todavía accesible, aparece en una foto del 31 de enero de 2018 vestida de novia y besándose con quien terminaría con su vida año y medio después. A la sazón escribió: “Esta es la foto que más me gusta no solo por el beso sino por las tres personitas que están observando, ver su felicidad no tiene precio”. Las tres personitas eran sus hijas. El feminicida se suicidó. Ocurrió en el sector Pinales del Norte, Sabana Perdida, en el municipio de Santo Domingo Norte el 25 de junio. Murió el 29 de junio.

Ella se llamaba Desrivieres Olchine.
Tenía 23 años. La mató de ocho puñaladas su pareja. Al momento de ser atacada en plena calle por su feminicida, lleva en brazos al hijo de ambos, de apenas un año de edad. Un grupo de personas lo persiguió y lo golpeó, pero logró escapar. Posteriormente, habría intentado suicidarse ingiriendo veneno. La Policía lo condujo al hospital. Ocurrió en el sector Los Charamicos, municipio de Sosúa, Puerto Plata, el 30 de junio.

Julio

Ella se llamaba María Altagracia Jiménez Javier (Nairoby) y su hija, Jordelin Lorenzo.
Tenía 29 años. Era líder comunitaria. La mató a puñaladas su expareja. A la hija de ambos, de un año y diez meses de edad, la asfixió. El feminicida-filicida entró furtivamente a la casa cuando su víctima dormía. Parar borrar la evidencia, desmontó el tanque de gas de la cocina, lo llevó a la habitación donde estaban sus víctimas, abrió la válvula y desde un lugar seguro para él, arrojó un fósforo encendido. Los cuerpos quedaron calcinados. A la víctima le sobrevive un segundo hijo que no se encontraba en la casa la madrugada del feminicidio. Ocurrió en Los Hatillos, Hato Mayor, el 1 de julio.

Ella se llamaba Milady Cruz Ramírez.
Tenía 63 años. La mató a puñaladas su pareja, quien habría intentado suicidarse con la misma arma. La prensa ofreció escasísimos datos sobre este feminicidio. La hipótesis de las autoridades judiciales es que se trató de “un crimen pasional”. También conjeturaron que el feminicida, de 68 años, sufre de Alzheimer. Ocurrió en el sector La Luisa, del municipio de Constanza, el 3 de julio.

Ella se llamaba Kany Martínez Cabrera.
Tenía 31 años. Deja tres hijos en la orfandad, con edades de trece, nueve y tres años. Pese a las vicisitudes de su vida, había terminado recientemente el bachillerato y comenzó a estudiar Psicología. La mató de un tiro su acosador, capitán de la Fuerza Aérea, quien en ocasiones anteriores la había amenazado de muerte. Ella caminaba en dirección a su casa cuando el feminicida la llamó por su nombre. Al volver la cara, le disparó alcanzándola en el cuello. Ocurrió en el sector Los Mameyes, del municipio Santo Domingo Este, el 7 de julio.

Ella se llamaba Floridania Javier.
Tenía 38 años. Trabajaba en el ayuntamiento de Santo Domingo Norte y era estudiante de término de la carrera Psicología Escolar. Murió tras una semana de agonía a consecuencia de las ocho puñaladas que le infirió su expareja, con la que se negaba a reanudar la relación a causa de sus celos y su violencia. El feminicida contó con la complicidad de un hermano. La familia se enteró de la tragedia por una llamada del 911. El apuñalamiento se produjo el 30 de junio y el deceso, el 7 de julio. Ocurrió en Villa Mella, Santo Domingo Norte.

Ella se llamaba Katherine Yeraldin María Santos.
Tenía 24 años. Era ejecutiva de ventas de Würth Dominicana. La mató a puñaladas su expareja, de la que se había separado mucho tiempo atrás, cuando se enteró de que la joven contraería matrimonio. Al parecer, el feminicida y su víctima mantenían relaciones de amistad, por lo que ella acudió a una llamada de él, acompañada de una sobrina, que la esperaba en el vehículo en que habían llegado. Conforme las autoridades, el feminicida planificó su crimen. Los gritos de la víctima alertaron a una hermana del feminicida, que vive cerca de donde ocurrió. Al no poder entrar, acudió a un hijo suyo para derribar la puerta. Ya era muy tarde para Katherine. Él “intentaba” ahorcarse. Ocurrió en el barrio Independencia, del kilómetro 14 de la autopista Duarte, el 9 de julio.

Ella se llamaba Karina Francesca Silfa.
Tenía 26 años. Deja en la orfandad un niño de tres años. La mató a puñaladas su expareja, del que tenía siete meses separada. El feminicida declaró a la Policía que llegó a la casa de la joven a las seis de la mañana y se “recostó” de ella, por lo que discutieron. El niño, hijo de ambos, fue testigo del feminicidio. En varias ocasiones, los vecinos denunciaron los abusos cometidos por el feminicida contra su víctima. Ocurrió en el sector Alto de Villa Verde, en Manoguayabo, el 15 de julio.

Ella se llamaba Fiordaliza Trinidad Sena.
Tenía 30 años. Era estilista profesional. Deja dos niñas huérfanas. La mató a cuchilladas su pareja delante de la hermana de la víctima, quien también resultó herida de gravedad. Del feminicida se dijo que era pastor evangélico, aunque la certeza es que asistía a una Iglesia de esa denominación. Feminicida y víctima trabajaban en Bávaro. Pese a la letal violencia de la que fue protagonista, los vecinos ponderaron la “seriedad”, “responsabilidad” y “cultura” del feminicida, quien terminó suicidándose. Ocurrió en el sector Cambelén, en Higüey, el 19 de julio

Ella se llamaba Nayelin Estephany Margarín Medina.
Tenía 25 años. Deja en la orfandad a un niño y una niña de cinco y tres años. La mató su pareja de disparo en el pecho. De acuerdo con declaraciones de un vecino, el feminicida y su víctima llegaron poco antes a la vivienda que compartían. El 27 de marzo, ella subió un mensaje en su perfil de Facebook donde decía: “Que soy muy feliz, gracias a mi papito Dios por tantas bendiciones que ha traído a mi vida”. Tras cometer el crimen, el feminicida se dio a la fuga. Ocurrió en el sector Pueblo Nuevo, en San Francisco de Macorís, el 23 de julio.

Ella se llamaba Rafelina Cabrera.
Tenía 27 años. Era empleada en una banca de lotería. Tenía un hijo de seis años. Su pareja la quemó viva amarrándola a una silla para que no pudiera escapar cuando incendió la casa. Él también murió. La víctima pidió desesperada al feminicida que no provocara el fuego, pero él hizo caso omiso. Ella le había planteado días antes su decisión de terminar la relación. Ocurrió en Los Tomines, en Santiago Rodríguez, el 26 de julio.

Ella se llamaba Noemí de los Santos Morera.
Tenía 27 años. Deja cuatro hijos huérfanos procreados en una primera relación. La mató a tiros su pareja, con la que solo llevaba cinco meses de relación. Dos de sus hijos, de siete y dos años, fueron testigos del feminicidio. Los otros dos residen en el exterior con su padre. El sueño de la víctima era terminar una casa que construía en el empobrecido sector Ponce de los Guaricanos. Entre los vecinos se rumoreaba que el padre de los niños la ayuda con la construcción, lo que molestaba al feminicida. Ocurrió en Los Guaricanos, municipio Santo Domingo Norte, el 26 de julio.

Ella se llamaba María Angélica Paulino.
Tenía 19 años. La violó y posteriormente la mató a golpes su expareja. La joven había sido declarada desaparecida tres días antes del hallazgo de su cadáver en unos matorrales cercanos a su vivienda. Los abuelos de la joven, quienes la criaron desde pequeña, afirmaron que el feminicida la maltrataba, razón por la cual ella se negaba a la reconciliación. La desaparición ocurrió el 27 de julio en el barrio Los Coquitos, en Yamasá, y el hallazgo del cadáver el 30 de julio.

Ella se llamaba Dariza Paulino Suarez.
Tenía 17 años. Era estudiante de bachillerato. Desapareció mientras se dirigía a casa de su abuela. Su cadáver, con signos de violencia, fue encontrado dos días después en las aguas de un arroyo. El feminicida le introdujo un palo en la vagina. Al ser apresado por la Policía, el feminicida admitió haberla estrangulado. Ocurrió en el sector Cabirmota, La Vega, el 28 de julio.

Agosto

Teresa Cabral Delgado (Mayerlin).
Tenía 32 años. Deja cuatro niñas huérfanas. Su pareja la mató a machetazos. Según versiones de allegados, tras la ruptura de la relación la víctima se marchó a trabajar a La Romana, donde permaneció tres años. Al regreso a su ciudad, se reconcilió con el feminicida. El feminicida intentó suicidarse. Ocurrió en Padre Las Casas, Azua, el 3 de agosto.

Ella se llamaba Aimeé Rowland.
Tenía 33 años. Era visitadora a médico. Deja huérfanos una niña de siete años y un niño de tres. La mató a martillazos su pareja. La trabajadora doméstica relató que en la madrugada, la menor la despertó, visiblemente asustada por la discusión que sostenían sus padres. El feminicida, con la ropa ensangrentada, le pidió esperar unos minutos para llamar a su madre y salió del apartamento. Se suicidó. Ocurrió en el sector Villa Hermosa, Santo Domingo Este, el 7 de agosto.

Ella se llamaba Rocío Arias.
Tenía 21 años. Deja huérfana una niña de seis años. Tenía apenas dos días trabajando en una banca de lotería. Había terminado recientemente el bachillerato y planeaba estudiar Contabilidad. La secuestraron a la salida de su trabajo, la violaron y estrangularon cuatro hombres. Los feminicidas la arrojaron a unos matorrales. “Esto es un matadero, no quiero que haya aquí más víctimas, que mi hija sea la última”, reclamó la madre. Ocurrió en el Cruce de Ocoa, Peravia, el 21 de agosto.

Ella se llamaba Anabel Paulino (Anny).
Tenía 25 años. Deja huérfanos a una niña y un niño de cuatro y seis años. La estranguló su expareja y padre de los menores. Acompañada de sus hijos, fue a la casa del feminicida a buscar el dinero de la manutención, como él le había pedido. Fuera, le esperaba el hermano de su nueva pareja quien narró que, transcurridos alrededor de 20 minutos, los niños salieron de la casa llorando. El mayor gritaba que su padre había matado a su madre. El feminicida se suicidó. Ocurrió en el paraje Loma los Ángeles, del Santo Cerro, La Vega, el 23 de agosto.

Ella se llamaba Melina Sosa.
Tenía 30 años. Murió tres semanas después de ser baleada por su pareja. El feminicida alegó que ocasionó las heridas a su víctima durante “un forcejeo”. En un video grabado antes de morir, ella narra cómo era constantemente amenazada de muerte por el feminicida y los maltratos que le infligía. Había decidido separarse, pero nunca lo denunció porque, en su opinión, él era muy fuerte. “Él estaba preparado para matarme”, dice en la cama del hospital donde permaneció ingresada hasta su deceso, el 23 de agosto. Fue herida el 28 de julio en comunidad Martín García, de Guayubín, Montecristi.

Ella se llamaba Anibel González Ureña.
Tenía 30 años. Era abogada con maestría en asuntos migratorios. Deja en la orfandad a tres niñas de doce, nueve y tres años de edad. La mató de varios disparos su expareja, que dos años antes intentó matarla de siete puñaladas, por lo que fue condenado a cinco años de prisión. Un espurio acuerdo entre el feminicida y la Fiscalía de San Pedro de Macorís, hecho a espaldas de la víctima, lo devolvió a la calle. Pocos días después, el feminicida consumó su propósito. Su agonía duró hasta la mañana del día siguiente al ataque. Su caso es la dolorosa prueba de la indefensión de las mujeres. El feminicida se suicidó. Ocurrió en San Pedro de Macorís, el 31 de agosto.

Septiembre

Ella se llamaba Yudith Jiménez.
Tenía 25 años. Deja huérfana una niña de tres años. La estranguló su pareja. Para quienes los conocían, lo ocurrido es la “crónica de una muerte anunciada” debido a los constantes maltratos de que era víctima la joven. Cuentan que en una ocasión salvó la vida gracias a la intervención de un hermano. El maltrato y las golpizas eran constantes. El feminicida se suicidó. Ocurrió en el sector La Paz, en Dajabón, el 24 de septiembre.

Ella se llamaba Yulissa Contreras Feliz.
Tenía solo dos años de edad. Fue violada y estrangulada. Varios días después del infanto-feminicidio, las autoridades no habían identificado al culpable. Su cuerpecito fue lanzado desnudo a una zanja en las proximidades de su vivienda. El día de su desgracia quedó al cuidado de una hermanita de ocho años y una persona adulta que no estaba con ella al momento de su desaparición. Ocurrió en el empobrecido sector de Palavé, Manoguayabo, Santo Domingo Este, el 26 de septiembre.


Image
Intentos de feminicidio

  • Madre e hija con nombres reservados. 44 y 15 años, respectivamente. Llegó borracho a la casa y le molestó que su pareja le guardara para comer “moro con sardinas”, pese a que no había dejado dinero para otra cosa. Discutieron y la reacción del hombre fue emprenderla a machetazos contra la mujer y su hijastra. Fue apresado por la Policía. Ocurrió en el barrio El Maní, de Baní, el 14 de enero.

  • Yira Alexandra Cabrera. Doctora en Medicina. Su pareja le propinó un fuerte golpe en la cabeza que la aturdió. Previendo que podía sufrir daños, le pidió llamar al 911, pero él abandonó la casa dejándola sola. En su estado de aturdimiento, ella intentó bajar las escaleras, pero no logró mantener el equilibrio y cayó. Habían discutido por 500 pesos. El agresor fue apresado y sometido a la justicia. Ocurrió en el barrio Calero, de Villa Duarte, Santo Domingo Este, el 17 de febrero.

  • Solo identificada como Aracelis. Fue gravemente herida a machetazos por su pareja. El hombre se suicidó. No se conocieron más detalles del hecho. Ocurrió en la comunidad Los Martínez, La Vega, el 25 de marzo.
  • Katherine Marlene Marte Hubiera. Recibió seis balazos. Su pareja llegó al lugar donde ella se encontraba con otras personas, y comenzó a disparar, primero contra ella y, luego, contra los otros, dejando un hombre muerto. La mujer fue llevada al hospital en estado crítico. La prensa no dio seguimiento al caso, por lo que se ignora si la mujer falleció. El frustrado feminicida se suicidó. Ocurrió en el sector Katanga, Los Mina, el 31 de marzo.

  • Karla Selive Cruz Almonte. 28 años. Su expareja intentó matarla infiriéndole 20 puñaladas en diversas partes del cuerpo. El frustrado feminicida interceptó el vehículo en que ella viajaba y la atacó dejándola por muerta. El agresor se suicidó. Ocurrió en el sector Arroyo de Leche, de Villa Montellano, Puerto Plata, el 2 de abril.

  • Tomasina Díaz Hernández. Fue herida de un balazo por su expareja, quien también se disparó en un intento de suicidio. Ocurrió en el sector El Café, Herrera, Santo Domingo Oeste, el 3 de abril.

  • Arakeyla Rudecindo. Fue herida a machetazos por su pareja. Ella canceló a una empleada por sospechar de la relación con su marido. Irritado por el despedido, el agresor habría dicho a algunos amigos que mataría a su pareja por lo que hizo. Ocurrió en La Victoria, Santo Domingo Norte, el 17 de abril.

  • Anelka María Rodríguez. 33 años. Violada y golpeada, fue dejada por muerta por su agresor, quien la lanzó desde un puente envuelta en una sábana. La joven fue encontrada en estado crítico. No fue posible determinar si la Policía identificó al o los violadores y frustrados feminicidas. Ocurrió en Gurabo, Santiago, el 11 de abril.

  • No se reveló la identidad. Tiene 38 años. Fue violada y golpeada por su pareja, quien creyó haberla matado. Socorrida por vecinos, la mujer fue traslada a la sala de emergencia del hospital Nuestra Señora de Regla, desde donde fue remitida al Distrito Nacional. El violador y frustrado feminicida se ahorcó. Ocurrió en Baní, el 16 de mayo.

  • Solo idenrificada como Úrsula. Su expareja se presentó a la casa donde ella vive con la intención de matarla, porque se había separado y solicitado una orden de alejamiento. Al no encontrarla, asesinó a golpes su hijo, cuyo cadáver dejó colgado de un árbol. Al día siguiente, llegó hasta el lugar donde era velado el joven, y comenzó a disparar, matando a un cuñado. La intención era matar a su expareja y sus hijas menores. Los policías que custodiaban a la familia repelieron la agresión. El hombre se suicidó. Ocurrió en Orégano Grande, Azua, el 21 y 22 de mayo

  • No se reveló la identidad. “!Te voy a matar, coño!”, dice un hombre captado en un vídeo casero mientras golpea y trata de ahorcar a su pareja delante de tres menores, dos niñas y un niño, presumiblemente hijos de ambos. Uno de ellos pide auxilio para su madre. Una se arroja sobre su cuerpo para protegerla y ella le pide que se aleje. Nadie interviene para socorrerla. El vídeo se hizo viral. La mujer fue puesta bajo la protección del Ministerio Público. El hombre fue apresado. Ocurrió en Las Terrenas, Samaná, el 25 de mayo.

  • Keyla Ruiz. No se ofreció su edad, pero las fotos son de una mujer muy joven. Intentó matarla a machetazos su pareja, que alcanzó a cercenarle un brazo. Ocurrió en Moca el 29 de junio.

  • Penélope Guerrero. Tiene 49 años. Departía con sus familiares cuando se presentó a la casa su expareja, de quien lleva separada más de tres años. Pidió abrazarla, a lo que ella accedió, y él aprovechó para clavarle un cuchillo en la espalda: de inmediato, le infirió otras heridas. También hirió a un hijo que intentó repeler la agresión. Cuando se separó en el 2016, Guerrero le puso una orden de alejamiento al frustrado feminicida. Ocurrió en el sector Los Mameyes, Santo Domingo Este, el 6 de julio.

  • Sugeidy Melo. 36 años. Tiene una hija de siete años. La infirió 21 puñaladas un hombre que la acosaba, pese a su víctima tener pareja, y al que ella rechazó siempre. De acuerdo con su padre, el agresor estaba obsesionado con su hija. Fue llevada al hospital en estado crítico. La prensa no dio seguimiento al caso. Ocurrió en el sector Altos de Arroyo Hondo, Distrito Nacional, el 10 de julio.

  • Grecia Carolina Novas Florián. 29 años. Dos hijos. Recibió varias puñaladas de su expareja, a las que sobrevivió. Se negaba a reconciliarse con el frustrado feminicida. Creyendo que había logrado su propósito, el hombre se suicidó. Ocurrió en El Estero, Neiba, el 2 de agosto.

  • Marta Yanet Quezada. Intentó matarla a puñaladas su expareja. Un sobrino que intentó defenderla también resultó herido. Pese a su delicado estado, la mujer pidió a las autoridades proteger a sus hijas de 13 y 15 años, a las que el padre amenazó con matarlas. Ocurrió en la comunidad Villa Liberación, Bonao, el 8 de agosto.

  • Mayelin Taveras Valentín. 22 años. Intentó matarla a machetazos su expareja, padre de sus dos hijos. Una de las heridas recibidas le ocasionó la pérdida de un ojo. Tenía dos semanas separada del frustrado feminicida y se negaba a la reconciliación. Solo tenían dos semanas de separados, pero el insistía en la reconciliación. Ella lo había denunciado por violencia de género. Ocurrió en Viejo Carril, Navarrete, el 1 de septiembre.

  • Yosmery Rodríguez. 40 años. Fue recibió varias puñaladas de su expareja, por ella negarse a la reconciliación. También resultó herido un hijo de ambos cuando intervino en defensa de su madre. Ocurrió en Esperanza, Valverde, el 4 de septiembre.
    No se ofreció su identidad. Fue atada de manos y golpeada por su pareja durante tres días consecutivos. También su hijo de tres años fue golpeado por el agresor, quien fue apresado por la Policía. Ocurrió en el sector Alma Rosa, de Santo Domingo Este, el 29 de septiembre.

Encontradas muertas
  • Raquel Mieses. 33 años. Fue encontrada muerta con signos de violencia en la sala de su casa. Esa noche había salido con algunas amigas a un centro de diversión. Se separó de ellas dos cuadras antes de llegar a su casa. Cuentan que cuando salía a divertirse, dejaba a sus hijos al cuidado de familiares que eran también sus vecinos. A primeras horas de la mañana, una de sus hijas, de siete años, encontró el cadáver. Puedo entrar a la casa porque la puerta trasera estaba abierta. No se conoce la conclusión del caso. Ocurrió en el sector San Carlos, de Sabana de la Mar, el 15 de febrero.

  • Elizet Lachapel Pereyra. 18 años. Estudiante universitaria. Apareció muerta en su cama. Al lado de su cadáver putrefacto estaba su hijita de 18 meses. La niña estaba deshidratada y con picaduras de las hormigas que invadían el cuerpo de su madre. La familia sospechó de la pareja de la joven, con quien esta había discutido fuertemente el 25 de febrero. La prensa no dio seguimiento al caso. Ocurrió en el sector El Aguacate, La Cuaba, Kilómetro 22 de la autopista Duarte, el 1 de marzo.

  • Ofelia de la Rosa. 26 años. Fue encontrada muerta en un campo de caña. Había desaparecido el 22 de febrero. La prensa no dio seguimiento al caso, por lo que se ignora la causa de la muerte. Ocurrió en la colonia Constanzo, del ingenio Angelina, el 5 de marzo.

  • Sin identificar. Con edad entre los 25 y 28 años. Su cadáver apareció debajo del puente de la avenida Charles de Gaulle. Aparentemente, estaba embarazada. Su cadáver estaba desnudo y presentaba signos de violencia. La prensa no dio seguimiento al caso. El hallazgo del cadáver se produjo en Sabana Perdida, el 17 de junio.

Related

Noticias 6434110119198857794

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

LAS MAS LEIDAS

item