ARTICULO: Y AHORA. ¿QUÉ HAREMOS?


Resultado de imagen para SIMON SANCHEZ RAMIREZ
POR: PASTOR SIMÓN SANCHEZ RAMIREZ

En texto Bíblico del libro de los Hechos 2: 37, encontramos la siguiente declaración: “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?”

Esta pregunta es el resultado del mensaje que Dios le dio a Pedro para Hablar a los judíos y a los ahí reunidos en el cual; él le confronta con la verdad de que Jesús  es el Señor y que ellos habían rechazado y luego mataron crucificándolo en la cruz. Esta verdad  fue chocante y penetro en lo más interno de su ser; y preguntaron. ¿QUE HAREMOS?

 En la actualidad, después de muchos años nos hacemos la misma pregunta, sólo que la diferencia ahora,  no es porque nos sentirnos confrontados o reprendidos cuando nos predican la verdad del evangelio aunque a decir verdad cada vez que escuchamos el mensaje del evangelio Dios toca nuestro corazón, pero no hacemos caso a lo que el Espíritu Santo ha ministrado o hablado; si no que el qué haremos surge por otras razones.
Y AHORA; ¿QUE HAREMOS?

Frente a la transculturación en la que vive nuestro país, el cual hemos asumido como nuestra la cultura y valores de otros pueblos, sin  usar la razón y el discernimiento de la implicación que ésta actitud entraña.

Y ahora; ¿Qué haremos? Frente a la corriente de pensamiento humanista-filosófica, que nos bombardea con la falsa idea de  que el hombre es el centro de todas las cosas y que es autosuficiente en sí mismo; dándole la espalda a Dios. Evidenciando que hoy por hoy hemos creído la mentira que Satanás hizo creer a Eva en el huerto del Edén; que si comían del fruto prohibido serian como Dios; y a eso estamos juagando a ser dioses.

Y ahora; ¿Qué haremos? Frente al sistema político que no tiene definido en esencia una política de bienestar  común; y que aprovechan la buena voluntad de un pueblo que desea y gime por gobernantes y funcionarios que funcionen en dirección de la construcción de la Republica Dominicana, soñada por los padres de la patria.

¿Qué haremos? Frente a los antivalores cultivados, fomentados y defendidos por aquellos que una vez eran partidarios de defender los valores absolutos; los principios éticos y morales que en todas las épocas, han sido el fundamento de la familia, la sociedad y la religión.

¿Qué haremos? Frente  a la corrupción, la impunidad e justicia, de aquellos que están llamados a hacer justicia, cumplir y  hacer las leyes; que ellos mismos diseñaron, elaboraron y luego promulgaron; pero no la cumplen ni la hacen cumplir.

Y ahora; ¿Qué haremos? Frente a los legisladores que  fueron elegidos para legislar a favor del pueblo o provincia que lo eligió, sin embargo su accionar que legislan para sí mismo; viviendo sus vidas a toda su anchas, sueldos de lujos, exoneraciones sin límites, asignaciones desmedidas; derroches de dinero y como si fuera poco, la creación de un fondo especial para gastar en deleites y apetencias denominado; “EL BARRILITO”.

¿Qué haremos? Frente al deterioro social, familiar e institucional en que vivimos; la cual no es ajena ante los ojos de nadie, pero nadie parece tener ojos para ver, ni oídos para oír el clamor de un pueblo que gime a por todos los medios.

¿Qué haremos? Frente a los ataques  e instigación de los partidarios y defensores de los que se han desviado de lo natural, lo creado por  Dios: el matrimonio entre  un hombre y un mujer;    y la vida como un regalo divino; de la cual  sólo El Señor tiene el poder de  dar y de quitar; la legalización del aborto con o sin causales, por el simple hecho de que nos creemos dueños y señores del cuerpo.

Finalmente; ¿Qué haremos?  Frente a la desmoralización;  de aquellos que a lo bueno llaman malo y a lo malo bueno,  frente a un conjunto de leyes que van en detrimento de la familia, la moral y la ética, ya que abren el abanico para que las personas vivan vidas sin límites y abusen de la libertad.  ¿Qué haremos? Frente al gasto exorbitante que incurren en las celebraciones de elecciones, campañas políticas, primarias;  y más aún en la automatización del voto electrónico y que por la apetencia de un hombre u organización, ya hay que desecharlo.

Hoy quiero que reflexionemos en esta pregunta: Y AHORA, ¿QUÉ HAREMOS?

En la biblia encontramos el aliento y nos anima a que en medio de esta onda de maldad, calamidad e injusticia;  refugiarnos en Dios; porque en Él encontramos el oportuno socorro y la esperanza para aferrarnos a sus promesas.

En  el  Salmos 11; el salmista nos enseña lo que él hizo frente a las situaciones parecidas a la nuestra: Declaró  en Dios ha confiado mi alma y más adelante en el Salmo 125, dijo: “Los que confían en Jehová, son como el monte de Sion, que no se mueven; sino que permanecen para siempre”.

La Clave confiar en Dios, porque confiar en  Él es la certeza o seguridad de que Él está presente en nuestra situación de manera efectiva y nos da la fuerza para no hundirnos ni desmallar frente al mal.

Así que si eres, de los muchos que se están preguntando: Y AHORA, ¿Qué haremos?
A esta pregunta Pedro le respondió; Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados.

Confía  en Dios y clamemos por su ayuda, te aseguro que sus oídos están dispuestos para oírnos.

No se deje vencer del mal; levántate y vence con el bien el mal.

Denuncia la corrupción y actúa  de forma diferente.
Haz valer tu voz.

Piensas en la nueva generación, piensa en tu familia, en tu país.

Ps. Simón Sánchez Ramírez

Related

Opinión 5013401830831299461

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

LAS MAS LEIDAS

item