UN POCO DE HISTORIA DEL COLOR Y LOS COLORANTES

Apuntes

Por: Ike Méndez
“Si no existieran los colores, la vida sería tan lúgubre como un oscuro día de otoño” .
Ya en las culturas muy antiguas se emplearon sustancias inorgánicas y orgánicas como colorantes naturales; los pintores de la edad de piedra, emplearon los colores del carbón de madera y los minerales, para acentuar las imágenes que grabaron en las paredes de las cuevas.
Se ha propuesto la hipótesis de que los hombres al pintar sus propios cuerpos y dejar sobre las paredes de sus refugios huellas de colores con que estaban manchadas sus manos, se sintieron seducidos por el efecto producido y comenzaron a aplicar desde entonces sistemáticamente los colores sobre las paredes.
En las Cuevas de Altamira, en España, “el artista empleó como colorantes el Ocre, la Hematita y el Manganeso”; en la Gruta de Lascaux, llamada “la capilla sixtina de la prehistoria”, fueron grabadas y pintadas en ellas numerosas figuras de animales y el color fue soplado con ayuda de un tubo de hueso o de algún vegetal. Los animales son de color rojo, ocre, ahumado o Bicromados (negro y rojo)”.
Debió ser muy duro para los pintores de la edad de piedra el tener que prescindir del color azul, matiz presente en todo su entorno, pero que como colorante había aún que descubrir.
Así que cuando hace miles de años se logró extraer un colorante azul estable de una planta, la Indigofera tintórea, debió ello suponer un acontecimiento crucial al poder emplear tal materia no sólo para la tintura sino también para teñir la lana, por ejemplo.
Se llamó INDIGO, “El rey de los colorantes” y durante muchos años se usó como colorante natural
El Azul Egipcio, conocido también como silicato de calcio y cobre, es uno de los primeros pigmentos artificiales que ha sido utilizado por el hombre. El ejemplo más antiguo conocido del exquisito pigmento data de hace unos 5000 años y fue encontrado en la pintura de una tumba del reinado de Ka-Sen, el último faraón de la Primera Dinastía.
Desde la noche de los tiempos, el hombre utilizó materias colorantes compuestas por sustancias secas de origen vegetal o animal, utilizadas en forma de extractos: “se obtenían los colorantes de raíces de plantas, piojos y conchas”.
Cuando se funda la civilización Griega, ya se conoce la manera de obtener tintes y púrpura a partir de Múrex, un molusco marino de la familia de los muricidos y desde la más remota antigüedad se extrae el Cinabrio (Sulfuro de color rojo bermellón), un carbonato de cobre, compuesto de azufre y mercurio.
Hoy existen colorantes orgánicos naturales, convenientes para ser utilizados en el teñido de los productos alimentarios:
-el Carmín, de color rojo, obtenido del insecto vulgarmente conocido como Cochinilla.
-la Cúrcuma, de color amarillo, obtenido de la corteza de la planta del mismo nombre.
-el Safrol, de color Rosado, se recoge de las flores sacadas del Carthamus Tinctoriuns.
-el Orlean, (anata), de color rojo a anaranjado que se obtiene de la pulpa que rodea la semilla del fruto Bija Orellana, etc. etc, etc.
Otros colorantes de origen mineral son los
óxidos férricos como el Ocre y la Umbra (tierra de sombra)
Cinabrio (Hgs)
Azul de Montaña o Azurita (2CuCo3,Cu(Oh)2), un carbonato de cobre hidratado de color plata.
Lapislázuli: una asociación de diversos minerales, calcitas, piroxenos, anfíboles y micas de color azul.
Ultramar,
etc, etc, etc.
Interesante resulta conocer que necesitaríamos
8,000 moluscos para obtener 1 grs de Púrpura
3,000 cochinillas para 1 grs de Rojo de Cochinilla
20 Crocus Sativus para1 grs de Amarillo Azafrán
en igual orden
La Granza contiene un 2% de colorante del mismo nombre
La Indigofera contiene aprox. 0.4% de índigo
“Las consecuencias de emplear colorantes naturales serían catastróficas. Así se precisarían cerca de 100 millones de toneladas de plantas tintoreras (lo que supone aproximadamente el cuádruplo de la cosecha de cereales alemana) para teñir el total mundial de algodón y lana. La superficie a cultivar correspondiente se estima que sería aprox. 100-200 millones de hectáreas, lo cual representa del 10 al 20% de la superficie mundial destinada a cereales en el 1988.
Tales monocultivos serían de efecto desastrosos para la naturaleza. Además, colorantes antiguamente importantes como los de árbol amarillo se tendrían que obtener de las selvas tropicales, lo que entrañaría el fin inevitable de esta”.
Con el descubrimiento de la Anilina del Alquitrán en el año 1834 por el Químico alemán Runge, empezó una nueva época de los colorantes.
El espíritu humano reconoció pronto las posibilidades dadas por el descubrimiento de la Anilina y empezó a explotarlas. La síntesis del Carmín, del Índigo y el desarrollo de otros colorantes fueron entre otros los grandes e importantes resultados.
A mediados del siglo 19 comenzó el desarrollo de colorantes sintéticos con el estudio e investigación de los fundamentos químicos de los colorantes naturales.
El primer colorante sintético utilizado con fines técnicos fue la Mauveína, obtenida en 1865 por W.H. Perin.
El segundo colorante a base de Alquitrán y obtenido a gran escala para la tintura de lana y seda en 1858, fue la Fucsina (a base de trifenilmetano), lograda por Hoffmann y Verguin.
En 1878, Croissant y Bretonniere obtuvieron el primer Colorante al Azufre a base de arcilla, serrín de madera y álcali sulfuroso (Cachou de Laval). Mayor importancia adquirió el Negro Vidal, obtenido en 1893 por el químico Vidal calentando p-aminofenol y azufre.
Entre otras síntesis podemos enumerar la época de su desarrollo:
1852 Mauveina
1858 Fucsina
1862 Compuestos azoicos......P.Greis
1868 Síntesis Alizarina
1884 Rojo Congo(benzidina)
1873 Primer Colorante de Azufre
1878 Determinación de la estructura del índigo
1887 Síntesis industrial del índigo
1901 Azul Indanthren RS
1911 Procedimiento Naftol AS
1956 Primeros Colorantes Reactivos
Para el área Textil, en el año 1956 ICI produjo los primeros Colorantes Reactivos (PROCIONES). Tales colorantes, que se sintetizan generalmente empleando un cromóforo azoico o bien de antraquinona, disponen de componentes de anclaje reactivos en la molécula, los cuales, en presencia de álcali, forman una ligazón química covalente con la celulosa.
Al poco tiempo aparecieron los Cibacrones de Ciba, los Drimarenes de Sandoz, los Reactones Geigy y los Remazoles de Hoechst.
▪
SIMBOLOGÍA DE LOS COLORES EN LA INDIA
Existe una simbología detrás de cada uno de los colores de los que se usan en la India tonos brillantes de color rojo, el azafrán, el azul y el oro tienen significados profundamente simbólicos en la cultura India. Existe un amor por el color. Para el pueblo de la Hindú, los colores tienen propiedades mágicas, y se pueden utilizar para asegurar la buena suerte y la salud.
BLANCO: simboliza la renuncia, el anhelo de adoptar una vida contemplativa. Las viudas tradicionalmente visten de blanco, no de negro, como en Europa. El blanco es un color asociado con la seriedad, la paz y la pureza, y los novios suelen llevar un elegante traje blanco.
AMARILLO: La guirnalda de caléndulas anaranjadas brillantes que adornan los cuellos de las parejas casadas evocan a la fertilidad, y refleja el uso de la cúrcuma y del azafrán en la cocina y la pintura corporal. El amarillo simboliza la santidad del matrimonio, la esperanza de la fecundidad y la bendición futura. El color amarillo en ciertas regiones son utilizados por las nuevas madres durante siete días después del nacimiento de un hijo.
NEGRO: A través de los siglos, el significado del color en la tradición espiritual de la India se desarrolló para permitir un reconocimiento inmediato, aún sin saber leer, de los distintos significados de sus deidades. La superficie de cada estatua está pintada con su color correspondiente. El rostro negro de Kali y su lengua roja, muestran su poder sobre la muerte y evoca sus orígenes atemporales, y la historia infinita del universo. El negro es el color de la nada, y se usa para alejar el mal de ojo. Las viudas no utilizan el negro como en muchos países occidentales, los indios consideran que es un color desfavorable que se relaciona con la mala suerte y difícilmente encontraremos rastro de color negro en la India.
AZUL: El azul es el color de la piel del Señor Krishna y se trata con una reverencia especial. A pesar de que su tono de piel puede variar de azul brillante a casi negro, simboliza la verdad, la curación, y la paz espiritual..El azul es también el color del chakra visuddha, que se encuentra cerca de la garganta, y se asocia con la curación, en la medicina tradicional de la India. sin embargo, muchos grupos tribales del oeste de India y castas consideradas más inferiores, utilizan este color en sus prendas como una protección contra el mal de ojo.
VERDE: está presente en la bandera de la India, junto con el blanco puro de la paz y el azafrán profundo de la pureza. El verde es también el color del Islam y por lo tanto el color del segundo grupo religioso más grande de la India, los saris verdes son utilizados por miembros de esta religión y en algunas regiones, en lugar del rojo, las novias se casan vistiendo un sari de este color.
ROJO: Las novias se presentan para su ceremonia de boda en rojo brillante, que simboliza la pureza y la pasión. La arquitectura de estilo mongol de los palacios de Rajasthan se refleja perfectamente en la piedra roja usada para su construcción y la cerámica roja. El rojo es el color de la realeza en la India, y simboliza la riqueza y grandeza sin igual, la valentía, la alegría, felicidad, bienestar y pasión.
ÍNDIGO: Unas de las producciones de colorante índigo tuvo lugar en la India. Los ricos colorantes azules fueron muy valorados por los griegos y los romanos Se relaciona con el pavo real imperial, el cual se permite vagar a través de los jardines de palacios indios. Hoy día, es el ave nacional de la India, y su color todavía se utiliza para referirse a la independencia y una cierta sensación de "brillantez". .
VIOLETA: El violeta indio y el púrpura fue uno de los colores más apreciados en occidente, color que únicamente vestían los emperadores romanos. En la India, es un símbolo de la creatividad, la activación, la vitalidad y exuberancia. Aunque, en la India, el color rojo tiene mayores asociaciones con la realeza y el poder.
En la religiosidad dominicana, los Santos tienen sus colores:
Anaísa Pie/Santa Ana Amarillo
Cigarrillos, cervezas y perfumes. Reina del amor y del hogar.
Belíe Belcán/San Miguel Verde Túbanos y Ron Dominio del mal y demonios.
Filomena/Santa Martha Morado Café, Maltas y Huevos. Dominar a los hombres.
Ogún Balenjod/San Santiago Azul Túbanos y Ron. Controlar la guerra y espíritus guerreros.
El Barón/San Elías Negro Café, Ron y Túbanos. Dominio del mundo de los muertos.
Metresili/La Dolorosa Rosado Joyas y Perfumes. Dar riquezas y amor.
El rojo es más que uno de colores primarios; data de la prehistoria y fue uno de los primeros colores usados por los artistas. Al ser atractivo y cálido por naturaleza, el rojo –que va de tonos anaranjados hasta vinos profundos– ha tenido un significado especial para muchas culturas.
En varias regiones del mundo, el rojo simboliza alegría y buena suerte. De hecho, en muchos países asiáticos, las novias usan prendas rojas el día de su boda, ya que representa fertilidad y fortuna. En Europa, el rojo se relacionó con los aristócratas y el clero. Su asociación con la sangre de Cristo lo hizo especialmente importante para la iglesia católica, tanto que el título de cardenal proviene del color que usaban tradicionalmente los cardenales católicos romanos. En la actualidad, la cultura occidental suele asociar este color con el amor.
Presente en el arte y los textiles desde tiempos inmemoriales, el color rojo es poderoso y elegante. Echemos un vistazo a algunos de los tonos más importantes presentes en el arte y aprendamos más sobre la fascinante historia de este color. Si deseas conocer más, Red: The History of a Color (en inglés) es una visión integral de todo lo relacionado con el rojo.
Ocre rojo
Una de las formas más antiguas del rojo proviene de la arcilla, dada la tonalidad roja de este mineral. De hecho, se ha encontrado evidencia de que las personas en la Edad de Piedra tardía molían ocre rojo para usarlo como pintura corporal. El rojo, junto con el blanco y el negro, fue uno de los tres colores utilizados por los artistas en la era del Paleolítico, pues era fácil de obtener en la naturaleza. Las pinturas rupestres prehistóricas en Altamira, España, que datan entre 15000 y 16500 a.C., son uno de los ejemplos más antiguos de pinturas con ocre rojo.
El rojo también fue importante en la antigua China. Este color aparece en piezas de cerámica negra y roja que datan entre 5000 y 3000 a.C.. También se han encontrado rastros de ocre rojo en la paleta de un pintor dentro de la tumba del rey Tut en Egipto.
Dato curioso: En el antiguo Egipto, el ocre rojo era usado por las mujeres para darle color a sus labios y mejillas. Durante las celebraciones, las personas pintaban sus cuerpos con este pigmento, ya que en la cultura egipcia, el rojo se asociaba con la vida, la salud y la victoria. El ocre rojo también se usó en pinturas murales.
Los tonos de este rojo van de un brillante escarlata a un ladrillo profundo. El cinabrio recibe su nombre del mineral con el que está hecho: un sulfuro de mercurio altamente tóxico que fue utilizado desde la época de los egipcios. El brillante color fue el preferido de los antiguos romanos, quienes lo usaron extensivamente para la decoración, como aún puede verse en los murales de Pompeya. De hecho, el cinabrio era tan valioso en la época romana que era más costoso que el azul egipcio y el ocre rojo de África. Desde el siglo XII, el cinabrio también se usó en lacas talladas de China. En la antigüedad, los pigmentos bermellones estaban hechos de cinabrio, pero esto no debe confundirse con las pinturas también llamadas “bermellón” que surgieron después.
Dato curioso: En la época de los romanos, casi todo el cinabrio provenía de minas en Almadén, España. (Tristemente, los trabajadores generalmente eran prisioneros y esclavos que fueron obligados a trabajar en un ambiente altamente tóxico).
Se cree que los chinos fueron los primeros en producir bermellón sintético, probablemente desde el siglo IV A.C. El pigmento resultante, llevado a Europa por alquimistas árabes, fue usado ampliamente por los pintores del Renacimiento. En particular, las capas de este brillante color destacan en la obra de Tiziano. Si bien esta pintura suele ser de color rojo anaranjado, uno de sus defectos es que tiende a oscurecerse con el tiempo, convirtiéndose en un marrón púrpura oscuro. El bermellón siguió siendo el pigmento rojo más popular durante el siglo XX, hasta que su toxicidad y su costo hicieron que la mayoría de los artistas empezaran a utilizar el rojo de cadmio. En China, la importancia del bermellón ha hecho que se le conozca como “rojo chino“. Se cree que el color es un símbolo de la vida y la buena fortuna, por lo que se usaba para pintar templos y el carruaje del emperador.
Dato curioso: En la época medieval, el bermellón sintético era tan caro como el pan de oro. Por lo tanto, se usaba sólo en los aspectos más importantes de los manuscritos ilustrados. Para las letras rojas dentro del texto se usaba plomo rojo, un material más barato.
Este intenso color rojo, que se inclina hacia el púrpura, está hecho de cuerpos secos de kermes hembras. Estos pequeños insectos, que se alimentan de la savia de los robles de hoja perenne, fueron criados comercialmente para producir tintes y pinturas. El carmesí hecho de kermes pasó a la historia con la introducción del carmín, hecho a base de grana cochinilla. Esto se debió en parte al hecho de que se necesita doce veces la cantidad de kermes para lograr la misma intensidad del color de la grana cochinilla.
Dato curioso: El carmesí hecho de kermes también recibe el nombre de “carmesí natural” para evitar confusiones con el carmín. Después, el carmesí comenzó a ser producido con Alizarin, el primer pigmento rojo de origen sintético. La pintura carmesí Alizarin fue una de las favoritas de Bob Ross, quien lo usaba cotidianamente en su programa de televisión.
Al igual que el carmesí, el carmín está hecho de material orgánico, a diferencia del bermellón o el azul ultramarino, que provienen de minerales. Este pigmento está hecho de grana cochinilla, un pequeño insecto que vive en los nopales y tunas (cactus). Llegó a Europa en la primera mitad del siglo XVI, después de que los colonizadores españoles se encontraran con el rojo brillante usado por los aztecas. El carmín es un hermoso y profundo rojo que fue utilizado por prácticamente todos los grandes pintores de esa época, como Rembrandt, Vermeer y Velázquez. El pigmento debe ser usado con cuidado, ya que el tono puede cambiar si es expuesto a la luz.
Dato curioso: La grana cochinilla fue el objeto de importación más valioso del siglo XVI detrás del oro y la plata. Usado en pinturas y tintes, el carmín era un símbolo de riqueza. Muchos aristócratas europeos usaban ropa teñida con grana cochinilla, ya que producía un rojo mucho más intenso que las variedades de kermes disponibles en Europa.
El plomo rojo, o minium, es otro material altamente tóxico que habría sido fabricado por primera vez en China durante la dinastía Han. De hecho, se considera que el plomo rojo es uno de los primeros pigmentos sintéticos, ya que se obtiene al tostar pigmento de plomo blanco. Cuanto más tiempo pase el plomo blanco sobre las brasas, más se acercará a un tono rojo naranja. Al ser menos costoso que el pigmento hecho de cinabrio, fue ampliamente utilizado en manuscritos medievales, así como en pinturas en miniatura de Persia y la India.
A Vincent van Gogh le gustaba el plomo rojo, por lo que usó ampliamente en su obra. Desafortunadamente, este pigmento se desvanece con el tiempo si se expone a la luz, por lo que el rojo en sus pinturas ha perdido intensidad.
Dato curioso: La palabra “miniatura” viene de “minium”, ya que los artesanos que trabajaron en manuscritos medievales eran conocidos como miniadores.
Gracias a su solidez, el rojo de cadmio se volvió popular en el siglo XX, y se comercializó desde 1910. Henri Matisse era un admirador este brillante pigmento, y fue el primer pintor reconocido en usarlo en sus obras. Si bien los niveles de sulfuro de cadmio en el pigmento no son muy tóxicos, en 2014 la Unión Europea contempló una posible prohibición al cadmio debido a la preocupación de que podría contaminar el suministro de agua cuando los artistas limpiaban sus pinceles. Afortunadamente, investigaciones posteriores demostraron que estos temores eran infundados. El rojo de cadmio sigue siendo muy común en las paletas de muchos artistas.
Dato curioso: Matisse intentó, sin éxito, convencer a Renoir de usar el rojo de cadmio. Aunque eran amigos cercanos, Renoir volvió a usar su pigmento usual después de probarlo una vez.
Muchos tonos de rojo han sido parte de la historia de la en la moda, pero el diseñador Christian Louboutin hizo de un tono específico su sello distintivo: el rojo chino (que no debe confundirse con el bermellón, que a veces también se conoce como rojo chino). En 1992, presentó sus zapatos con suelas rojas, que rápidamente se convirtieron el elemento distintivo de su marca. Este tono (Pantone 18-1663 TPX) se convirtió en un emblema de la marca, por lo que Louboutin lo ha convertido en una marca registrada en varios países. Ahora, los zapatos con suelas rojas de este diseñador son vistos como un símbolo de lujo y elegancia, y son usados a menudo por la élite de la moda y las celebridades en eventos exclusivos. Más que un color, este rojo se ha convertido en un símbolo de riqueza y estilo.
Dato curioso: Louboutin descubrió su característico rojo por accidente. Mientras trabajaba en un prototipo, sintió que faltaba algo en su diseño. Fue entonces que notó a una de sus asistentes pintando sus uñas de rojo, y decidió usar ese color para la suela de sus zapatos.

Related

Noticias 8948199829195837871

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

LAS MAS LEIDAS

item