Elvira siendo Elvira

POR: SANDY AQUINO

La noche del jueves 17 de junio, un amigo a quien considero como un hijo me pidió que le hablara de Elvira Corporán, la verdad no sabía que decirle, son tantas las cosas que mi corazón alberga y mi mente recuerda de una de las más grandes mujeres que ha parido mi pueblecito Las Matas de Farfán, pero la cualidad más loable de esta amiga es: Su humildad, el hecho de no olvidar nunca de dónde vino, pero, teniendo siempre en cuenta hacia donde va.

La conocí por los años 1989 cuando esa esbelta, bella y elegante mujer llegó a ser mi profesora en el séptimo grado de la escuela Sergia María Mateo del sector de Villa Esperanza, su calidad como profesora era incuestionable, volví a ser su alumno en el bachillerato en el liceo Mercedes María Mateo, era innegable cada vez su mejoría y ascenso en educación, tuve el honor de compartir como colega profesor en la Escuela Damian Ortiz, luego compañero de trabajo en la Coopnama.
Hasta la fecha en que escribo, Elvira Corporán es un referente, es un icono, un ejemplo de trabajo, es quien ha sabido sacar de abajo, es alguien que ha enfrentado adversidades, vicisitudes, pérdidas irreparables, ha sufrido traiciones, desplantes, espaldarazos y puñaladas traperas, normal para cualquier persona que se enrola en el mundo de la política, lo importante de todo esto es que Elvira no ha respondido a esos ataques inmisericordes, siempre le ha devuelto una sonrisa y le ha tendido una mano a quienes en algún momento se la han negado, es decir, ha puesto la otra mejilla y ha perfumado el hacha de quienes en algún momento la han cortado.
La verdad, es que vivimos en un mundo en el que pocos perdonan, pocos perdonan que gente sin apellidos y sin abolengo alcancen tan altas y dignas posiciones, pero si están presto a echarnos un puño o una pala de tierra, a Elvira le hemos fallado, ha aspirado dos veces a Diputada, ha perdido por falta de apoyo de muchos de a quienes tantas veces en otras ocasiones ella le ha apoyado, esto solo demuestra que nadie ayuda a crecer a quien aparenta ser más que uno, pero, ahí sigue, firme y decidida, abriéndose ventanas en donde le cierren puertas.
Lo que nadie podrá negar nunca es que es un gran ejemplo de superación y un modelo a seguir, por la pasada, presente y futura generación.
Gracias Elvira Corporán.
By Sandy Aquino.

Related

Opinión 6125444060713576048

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon



PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

LAS MAS LEIDAS

item