EARTICULO: l Príncipe y Sus Cortesanos “Lambonismo Superlativo”.

Por: Becker Márquez Bautista. 

Siento mucha preocupación por algunos cortesanos; veo una actitud avasalladora, contra el pueblo que le brindó y brinda apoyo al Príncipe: no es normal que se maltrate a los compañeros que hicieron esto posible. 

Entendemos, que encontramos país sumergido en una pandemia y quebrado; pero, también, creo que juntos podemos vencer las dificultades. De mantener una línea de comunicación abierta, con la dirigencia partidaria, las cosas fueran más llevaderas. No es un secreto, el maltrato de los funcionarios a los compañeros Perremeístas. 

Ahora, resulta, que algunos compañeros recién nombrados se comportan peor que un lambón en casa pobre; debiendo ser solidarios con quienes ellos andaban haciendo política; hoy los quieren silenciar. Lo más preocupante, es que esos individuos no dicen nada en público, contrario a lo que hacen y dicen en privado, acaban con medio gobierno y arrancan la cabeza al Príncipe. Estos recurren a adulonerías, halagos y servilismos para obtener sus propósitos. Muestran dependencia y adhesión a los de poder, con tal de conseguir lo que persiguen. Suelen ser entrometidos, inoportunos e indiscretos. Perturban y trastornan a las personas que están a su alrededor. Son oportunistas de bajo calibre. 

El lambonismo se ha convertido en una carrera, dentro de la politiquería vernácula de la República Dominicana. Atrevo a afirmar, que han creado toda una escuela, donde aprenden y desarrollan todo tipo de artimañas y bajezas propias de la mugre. La Tiranía de Trujillo, Los Doce Años de Balaguer, los periodos del PRD fueron infestados por éstos; Ahora bien, con Leonel esta práctica nociva alcanza su mayor esplendor. Danilo rompió los límites y, mi gobierno, aún no lo desmonta. Más grave, aún: nunca creímos que veríamos comunicadores, que habíamos respetado, plegados ante tan baja manera de buscar provecho. 

Este tipo de lacras sociales, son personas inseguras, no tienen la capacidad intelectual, ni emocional para realizar cualquier activad productiva y dignificante, no se preocupan por auto desarrollarse, no aportan nada a la sociedad; el trabajo digno, el sacrificio y el sentido común son virtudes que nunca estás en sus propósitos. 

Se impone el fortalecimiento de la relación Partido-Gobierno, no  pueden llevarse de los malos cortesanos. Pero, menos, aún  de los lambones; los primeros que, en el mañana, lo traicionarán, señor Príncipe. Estamos a tiempo, para retomar la ilusión que nos impulsó a trabajar por un cambio real y verdadero. Aún podemos lograrlo, pero es tarea de todos. Si se impone un sacrificio, debe ser de todos.

La justicia Social nos avoca a pedir un cambio de actitud de los cortesanos y más vigilancia del Príncipe sobre ellos. No es posible que nos sintamos tan lejos del gobierno que nosotros aupamos; no es entendible que seamos tratados como generales en la campaña política y, hoy, nos quieran reducir a rasos. Hasta el “Cabo de Guardia” recibe más respeto que nosotros, de parte de los cortesanos. 

Es fácil: detenerse, reflexionar y corregir el camino.

Related

Opinión 5134261371163926773

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon




PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

LAS MAS LEIDAS

item