¿Por qué el enemigo nos acecha, si no anteponemos nuestra inteligencia emocional?

POR: LEANDRO ORTIZ DE LA ROSA

La inteligencia emocional es la capacidad de comprender, utilizar y controlar nuestras emociones. Se abrevia como CE (o IE). Así como un CI alto puede predecir puntuaciones altas en los exámenes, un CE alto puede predecir el éxito en situaciones sociales y emocionales. Ella, es una virtud de todo ser humano el cual se desarrolla a través del tiempo, tanto por las experiencias como con los conocimientos adquiridos.

Para precisar aun más lo que le quiero llevar al lector, es tomar como premisas algunas preguntas que nos ponen a meditar: ¿Por qué algunas personas parecen dotadas de un don especial que les permite vivir bien, aunque no sean las que más, se destacan por su inteligencia? ¿Por qué no siempre el alumno más inteligente termina siendo el más exitoso? ¿Por qué unos son más capaces que otros para enfrentar contratiempos, superar obstáculos y ver las dificultades bajo una óptica distinta?

Daniel Goleman en su libro de Inteligencia Emocional, nos presenta varias estrategias que nos ayudaran a aprender y aplicar, donde pone de manifiesto ¿cómo puede ser fomentada y fortalecida en todos nosotros?, y ¿cómo la falta de ella puede influir en el intelecto o arruinar una carrera?

Goleman nos aconseja unas series de medidas a tomar en cuenta para desarrollar una inteligencia emocional eficaz, dentro de ellas nos encontramos con las siguientes: Aprender a mirarte a ti mismo objetivamente; conocer tus fortalezas y debilidades; llevar un diario para saber de forma precisa cómo te has sentido y analizar las tendencias; comprender lo que te gusta y motivarte a desarrollar tus proyectos, y tómalo con calma.

Es importante tener presente que los malos pensamientos en el ser humano son hermanos gemelos del enemigo, él te acecha para devorarte y en esas atenciones debemos tener presente que tenemos que cuidarnos de ellos, a cada instante, a cada minuto o segundo; de un momento a otro ellos embargan nuestra mente, afectan nuestras emociones e inciden en nuestra inteligencia emocional.   

Reciente me apersone a un lugar santo, allí estaba Dios presente, me impactó ver el testimonio de una persona decir: “Hermanos, quiero manifestar que en día pasado tenía una lista de diez personas para matarlos, y matarme yo” cuán sorprendente ante todos los presentes fue escuchar tremenda expresión en una persona de fe, pero que Dios pudo más en él que ese mal pensamiento, así ocurre a seres humanos a diarios con los que nos rodeamos ¡El enemigo en verdad acecha! ¿Qué barbaridad!

En nuestro Cerebro Emocional, las personas que, en determinadas circunstancias actúan y se dejan llevar solo por sus instintos, los hacen de manera completamente irracional. En cuanto al intelecto se refiere, es aceptable desde el punto de vista de los sentimientos que los humanos muchas veces en momentos importantes usemos para decidir lo que nuestros sentimientos nos sugieren, no lo que nuestros instintos nos aconsejan hacer, en uno y otro caso se deja de lado la racionalidad mental, por las emociones, aunque con esto se logran muchas cosas que nos darán éxito a lo largo de nuestra vida.

Ser una persona con un alto coeficiente intelectual no es una condición para estar preparado a enfrentar los problemas y dificultades que puedan surgir a lo largo de nuestra vida. El autor nos habla de que todos tenemos dos mentes, una que piensa para usar la racionalidad, y la otra que siente para solo actuar por instinto sin pensar en lo que se va a realizar, por ejemplo, la persona que dio el testimonio pensó más en la racionalidad que en los instintos, ya que habló se ser noticia de primera plana en los periódicos si cometía el hecho, y ahí vino su arrepentimiento.

En cambio, otros actúan en momentos de furia donde las personas que lo sufrieron no lo recuerdan. Un gran intelecto no influye en los actos humanos, estos instintos son en muchas ocasiones mucho más fuertes que los racionales, por eso alguien que tiene un gran intelecto puede actuar de forma tonta porque para esa decisión no usa su capacidad pensante, sino que solo se deja llevar sin razonar si es bueno a malo lo que está haciendo.

También debemos poner de manifiesto, la inteligencia emocional aplicada, en esta parte podemos observar a diarios como en los matrimonios la probabilidad termine en un divorcio han ido subiendo mucho, esto se debe no tanto a que las personas hayan bajado en su compromiso con el matrimonio o mejor dicho sus sentimientos hayan cambiado mucho, lo que la gran mayoría de las mujeres están más del lado de los sentimientos, y los hombres más del lado de evitarlos.

En la mujer ha crecido la formación académica, y en sí todas las discriminaciones a la mujer ha disminuido, ella se ha empoderado, esto hace que las mujeres al no sentirse bien con su pareja decidan separarse sin ningún temor de que ya no puedan mantenerse solas o a las críticas de la sociedad, esto aumenta aun también ya que con todos eso cambios el hombre acepta en divorciarse o ellos mismos lo deciden y lo hacen porque ya no hay tanta crítica hacia un hombre que por decirlo de alguna manera pierde a su mujer.

Cada día debemos someter nuestros pensamientos a la obediencia de Cristo, porque si los dejamos actuar en nosotros, y permitimos que se establezcan como verdad, estos se convierten en armas tan poderosas que destruyen y minan nuestra fe, o sea no es atender al dicho que se dice haz lo que te dicte tu corazón, eso sería actuar por medio de los sentimientos y dejar a un lado la racionalidad, pensar detenidamente que es lo que más te conviene en vez de dejar decisiones importantes al sentir de cada uno.

El blanco del enemigo son nuestros pensamientos, el diablo nos acecha de forma tan sutil que, sin darnos cuentas, estamos preso en sus maldades que cada día nos va convirtiendo en esclavo de sus engaños y sus mentiras trayendo para consigo mismo dudas, desconfianzas, y todas las cosas que nos podemos imaginar, olvidándonos de lo más importante de nuestra vida. Dios para nosotros, que no permite que ningún pensamiento nos gobierne.

El autor es abogado y Comunicador Social

Related

Opinión 8798765164913678421

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon



PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Vistas de página en total

LAS MAS LEIDAS

item