¿Cuáles Son los Aportes al Desarrollo de San Juan del Inmenso Tenor Ramón Valenzuela?

Identidad sanjuanera: RAMON ANTONIO VALENZUELA FERRERAS CANTANTE LIRICO,  PROFESOR, PERIODISTA
Por Rubén Moreta 
El artista más refulgente de la provincia San Juan durante el pasado siglo XX fue Ramón Valenzuela. Por su fuerza interpretativa, este excelso tenor fue crismado como “la voz de oro del suroeste nacional”. 
Desde muy pequeño, Valenzuela tuvo inclinaciones artísticas, especialmente en el canto, habilidades que pulió en la Escuela de Bellas Artes de San Juan de la Maguana, que fundó y dirigió la profesora Hilda Cámpora de Piña (Doña Monina).  En esta escuela Valenzuela aprendió los elementos básicos de solfeo, entonación e instrumentación básica.  Formo parte del Coro y de la Tuna Estudiantil de dicho centro de formación artística, un colectivo musical que reunió las mejores voces y los talentos musicales sanjuaneros de la época.  Esta fue, en su tiempo, la agrupación musical más notable de la provincia, la cual se presentó exitosamente en importantes escenarios del país y viajo a presentaciones a Puerto Rico. 
Fue tal su ascendencia, que ese grupo grabo un disco -long play- de diez canciones, el cual tuvo una notable difusión en las emisoras radiales durante los años setenta y ochenta. 
En 1973 Ramón organizo una de las orquestas populares más importantes de la región: Los Tainos Show. Este proyecto musical semanalmente tocaba en los bares de mayor prestigio en la región sur, logrando ganar una legión importante de seguidores y admiradores.  Los Tainos se constituyeron en una agrupación musical icónica, de amplio calado en el gusto popular. 
Creó otras agrupaciones musicales, entre ellas: Los Melódicos, La Orquesta Santomé y Los Cinco Soneros. 
Como solista, Ramón Valenzuela fue un destacado cantautor que traspasó las fronteras del sur. En Santo Domingo tenía presentaciones habituales en lugares de espectáculos de gran fama como: El Hotel Jaragua, la terraza del Hotel Napolitano y otras exclusivas salas de fiestas.  
De forma individual, ayudado y dirigido por el maestro Juan Valdez, grabo un Disco Compacto (CD), con baladas y merengues, que por los altos costo no pudo difundir en la radio nacional, debiendo quedarse con ese material tirado en un anaquel. 
Ramón Valenzuela es el único artista sanjuanero que le ha cantado en eventos a cuatros (4) presidentes de la República: Joaquín Balaguer, Antonio Guzmán, Salvador Jorge Blanco y Leonel Fernández.  A todos impresionó con el inconfundible color de su voz. 
En los grandes eventos realizados en la región como ferias, exposiciones, fiestas patronales, certámenes de belleza, entre otros, siempre fue imprescindible la participación artística de este ilustre cantor popular. 
Ramón Valenzuela implanto un récor cantando el Himno Nacional. Lo hizo 104 veces seguidas, en igual número de eventos.  Por su potencia interpretativa, el locutor Osvaldo Cepeda y Cepeda lo bautizo como: “la voz de oro del suroeste nacional”. 
Entre las canciones que eran parte del repertorio de Ramón Valenzuela se encuentran Enriquillo, autoría del cercadense Aníbal de Peña y Siboney, creación del cubano Ernesto Lecuona.   
Es seguidor de Liborio Mateo, aquel singular curandero que a principio del siglo XX lideró un poderoso movimiento mesiánico en la comunidad de la Maguana, que devino en un espacio de resistencia campesina frente a la primera invasión de los Estados Unidos a nuestro país en el 1916. 
Con particular alegría le cantaba al dios local Liborio, revindicando sus hazañas mitológicas. Lo hacía desde la convicción del rol político jugado por ese personaje -Liborio- que no conoció la escritura, pero que articulo un discurso y una acción revolucionaria y nacionalista.   
En sus shows no faltaban los atabales cantando: Dicen que Liborio ha muerto, Liborio no ha muerto na, lo que pasa es que Liborio, no come pendeja. 
Ramón Valenzuela es, sin dudas, el más notable artista de San Juan; una gloria excelsa del canto local;  el inconfundible tenor del sur.   
Su sanjuaneridad está a flor de piel.  Ama a su San Juan como nadie.  Tuvo todas las oportunidades de haber migrado a cualquier otro lugar, pero prefirió vivir en el pueblo que tanto ama.  
Académicamente, se graduó de Bachiller en Ciencias Físicas y Matemática en el Liceo Secundario Santome, luego Pedro Henríquez Ureña.  Tras su graduación fue designado como Profesor en dicho centro secundario.  Se tituló de Licenciado en Educación, Mención Física y Matemática en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).  Fue de los fundadores del liceo nocturno de la ciudad, del cual llegó a ser director.  Se destacó como educador, pequeño empresario, líder social y gestor cultural.  Políticamente, participó en la organización en San Juan del movimiento revolucionario 14 de junio. 
Ramón Valenzuela, de origen humilde, logró vencer los obstáculos que le deparó la vida en su estrecha niñez.  Con disciplina y optimismo supo ascender socialmente hasta erigirse en encumbrado artista y una de las personalidades más influyente de la provincia de San Juan del siglo XX.   
Hacen unos años, sufrió un accidente cerebro-vascular y posteriormente una fractura de una pierna tras una caída, situación que lo mantiene en una silla de ruedas.  Pero su alegría sigue indemne, sin marchitar.  Honor y larga vida para él. 
El autor es Profesor UASD. 

Related

Opinión 6656811682113444745

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

LAS MAS LEIDAS

item