ARTÍCULO: La alianza PLD – FP elecciones 2024

POR: CRISTIAN HIDALGO

La Matemática es una ciencia exacta, en la que no hay lugar a la suposición; la única vez que parece fallar es cuando la aritmética (una de sus ramas), es aplicada a la política partidista, escenario en donde 2 + 2 en algunos casos es igual a 4, pero en otros pudiera arrojar un resultado diferente.
La oposición política nacional parece haber entendido precisa de una alianza electoral para desalojar del poder a los actuales inquilinos de «The Pink House». A esos fines, han estado coqueteándole entre sí desde hace un tiempo, tanto el PLD, FP, PRD y otros partidos minoritarios, pretendiendo hacer una primera alianza para el 18 de febrero en el nivel municipal; y otra para el 19 de mayo en los congresuales y presidenciales.
La percepción que ha estado generando este gobierno en la población, es de que es nuevo (a pesar de llevar 3 años del cuatrienio para el que fue elegido), por las erráticas medidas adoptadas, producto de la improvisación. Sin embargo, cuando una administración genera en la población una imagen de ineptitud, carencia de conocimientos y temerarias acciones, esos «fouls» se le pegan al director del equipo; en este caso, parecería que al gobierno en su conjunto la población no le tolera una, pero al presidente Abinader se las perdona todas.
Si analizamos los procesos eleccionarios tanto en los niveles municipales como congresuales ocurridos en las últimas 6 elecciones, será fácil inferir que una alianza electoral de la oposición, se llevaría no menos del 90 de las senadurías y las alcaldías (no así las diputaciones y regidurías, por razones obvias); y si ese número no llegara al 97%, sería porque los partidos participantes, creerían poder competir y ganar algunas plazas, optando por no incluirlas dentro de la alianza, llevándose posteriormente la sorpresa de que se ha impuesto el oficialismo.
Si eso es así para las elecciones municipales y congresuales, para las presidenciales el escenario es totalmente diferente. En las del año 2000, Hipólito ganó en primera vuelta (aunque haya sido por opción de la oposición de no concurrir a la segunda, por no valer la pena); en las del 2004 y 2008, Leonel se impuso en primera vuelta; en las del 2012 y 2016, Danilo lo logró también; y en las pasadas del 2020, lo mismo hizo Luís. Es evidente que en los últimos 6 procesos, el electorado ha elegido a su presidente en la primera vuelta.
Así las cosas, sería lógico pensar que en una alianza en primera vuelta, producida entre PLD-FP-PRD, por efecto aritmético ganaría las elecciones, ya que conforme a la última encuesta de Gallup, al día de hoy en el techo de su popularidad, el presidente Abinader conserva 49% de aceptación popular, con tendencia a la baja. Sin embargo, ojo avizor con la sumatoria de adeptos, ya que ella arrastra consigo la sumatoria del rechazo de todos los actores participantes en la unión.
El presidente Luís Abinader, con una tasa de rechazo del 26.6% tendría un nicho de 73.4% en donde buscar votos, mientras que una alianza PLD-FP-PRD, con Leonel 37.3 y Abel 20.7, se estaría ubicando en no menos del 40% la tasa acumulada. ¿Por qué? Porque si fuese Leonel quien encabezara la alianza, ya un 37.3% del electorado ha dicho que nunca votaría por él (sin importar la boleta que lo presente); pero del 20.7% de Abel, una proporción significativa se le endosaría a Leonel por efecto de la Alianza. Si fuere Abel quien la encabece, a pesar de ser quien más baja tenga la tasa de rechazo (20.7%), igualmente una gran proporción del rechazo de Leonel, se le estaría endosando, por entender el elector se trata de lo mismo.
Si el oficialismo tuviese que buscar sus votos en un nicho del 73.4% y la oposición dentro del 60%, no hay que ser mago para advertir el resultado, sobre todo en un país en donde el gobierno de turno utiliza de manera inconmensurable y despiadada todos los recursos del Estado para seducir a un elector que se entrega por RD$500, un picapollo y un jugo. Además de lo anterior, con el elevado nivel de aceptación del actual mandatario, estaríamos viendo a muchos dirigentes de la oposición, buscando su salvoconducto dentro del oficialismo.
No obstante, aún estamos a un año de las elecciones presidenciales; muchas cosas veremos ocurrir. Aceptaciones que podrían convertirse en rechazo y viceversa; traiciones, transfuguismo; que se le endose al presidente la impopularidad de su gobierno, entre otros factores. La consulta a desarrollarse el domingo 19 de mayo, será la mejor encuesta para saber quién nos gobernará en el siguiente cuatrienio. A Dios que nos ayude a discernir.
Fuente: publicación original en Notificado

Related

Opinión 6916827869863187278

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Vistas de página en total

LAS MAS LEIDAS

item