ARTÍCULO: Mindfulness aplicado a la educación: enseñar un estilo de vida basado en la conciencia y la calma

POR: RAYDINA LORA


La atención plena contribuye a que el profesor y el estudiante reduzcan el estrés, mejoren su atención y concentración, y puedan controlar sus emociones.


El mindfulness, que en español se traduce como "atención plena" y tiene su origen en las prácticas de meditación orientales, es la capacidad que las personas pueden adquirir para concentrarse en lo que está sucediendo en el presente, tanto a nivel mental, como corporal y ambiental.


En el ámbito educativo, algunos estudios han demostrado que la atención plena ayuda al profesorado a gestionar el estrés de forma eficaz, pues le proporciona herramientas para reducirlo. Es lo que indica una de las investigaciones más recientes sobre el tema, realizada por expertos de la Teesside University en Reino Unido y presentada en la conferencia anual de la British Psychological Society hace unas semanas.

 

En cuanto al alumnado, se ha comprobado que dedicar un mínimo de 10 a 15 minutos al día produce resultados positivos a nivel emocional y académico. Así consta en el informe "Mindfulness e investigación-acción en educación secundaria. Gestación del Programa Treva” (2016), realizado por los investigadores Luis López-González, Manuel Álvarez González y Rafael Bisquerra Alzina, publicado en la revista Interuniversitaria de Formación 

 

A continuación, te explicamos en detalle estos y otros beneficios que puede aportar el mindfulness en los centros formativos y educativos, según los estudios citados:

 

Ayuda a la autorregulación emocional

 

El mindfulness se asocia con la regulación de las emociones. La atención plena produce cambios en el cerebro que se corresponden con una menor reactividad y una mejor capacidad para realizar tareas incluso cuando las emociones están activadas.

 

El profesorado que practica mindfulness puede mejorar sus habilidades para relacionarse con calma y eficacia con los estudiantes, mientras que al alumnado le ayuda a comportarse mejor en clase, y a ser menos impulsivos y más respetuosos.

 

El nivel de estrés se reduce

 

El mindfulness ayuda a los docentes y estudiantes a tener nuevas perspectivas sobre como lidiar con el estrés, ya que les proporciona nuevas herramientas para poder gestionarlo, y por consiguiente reducirlo.

 

 

Mejora la atención y la concentración

 

Dado que el mindfulness se enfoca en el entrenamiento de la conciencia y la atención plena, para de esta manera poder dirigir de forma voluntaria estos procesos mentales, su práctica resulta eficaz para poder aumentar la capacidad de atención y concentración.  Este hecho ha llevado a expertos a aconsejar esta práctica como terapia complementaria en los trastornos relacionados con el déficit de atención.

 

El rendimiento académico mejora

 

Dado que el estrés puede afectar negativamente al cerebro a la hora de aprender, intervenciones como el mindfulness que ayudan a reducirlo pueden contribuir también a que el alumnado tenga mejores resultados en su rendimiento académico.

 

 

Ayuda a formar alumnado resiliente, creativo y positivo

 

Establecer técnicas de mindfulness en la escuela desde las primeras etapas ayuda a que el alumnado desarrolle habilidades para poder manejar las dificultades y construir relaciones sociales constructivas. Quienes practican mindfulness pueden desarrollar una sensación de equilibrio, concentración y tranquilidad que alienta la creatividad, la felicidad, la tolerancia y la compasión.


¿Qué ejercicios podemos realizar para practicar el “mindfulness”?


Antes de realizar cualquier ejercicio de “mindfulness”, es importante que busquemos un lugar completamente tranquilo, que nos sentemos, cómodamente, controlando nuestra respiración, tomando conciencia de nuestro presente, poner música instrumental o utilizar algún aroma si es de preferencia. Este es un momento muy propio. Por lo tanto, debemos asegurarnos de que todos respeten este espacio y evitar las interrupciones. Regalémonos unos minutos en un lugar especial para convertirlo en nuestro oasis personal. Los siguientes ejercicios permitirán conectar con el aquí y ahora, con la intención de reconocer la realidad actual, podamos vivirla, valorarla y la enfrentarla o disfrutarla, para luego seguir la jornada de manera plena, agradecida y fortalecida:

Respiración de la flor. Este es un ejercicio que se centra en la respiración y utiliza la imagen de una flor para ayudar a enfocar la atención y cultivar la conciencia plena. Para llevarlo a cabo, podemos seguir los siguientes pasos:

Despacio, abre tus ojos y regresa al presente.

¿A quién le regalarías esta flor? Agradece por tu respiración y por lo que te brinda. Agradece también por la flor y lo que representa.

Observa la flor en tu mente, su color, su aroma y los recuerdos que te trae. No dejes de respirar, hazlo lentamente, sintiendo cada aliento.

Imagina que tienes una flor entre tus manos y continúa respirando lenta y suavemente, sintiendo cómo cada respiración llena tu cuerpo de calma y energía.

Toma una respiración profunda y retén el aire durante unos 5 segundos, luego exhala. Repite este proceso y ahora retén el aire durante 10 segundos antes de exhalar.

Inhala por la nariz y exhala por la boca. Repite este proceso tres veces.

Siéntate cómodamente con la espalda recta y elige una música instrumental que solo escuches tú.

 

El soplo de burbujas. Este es otro ejercicio de mindfulness que utiliza las burbujas como un objeto de enfoque para cultivar la atención plena. A continuación los pasos para realizarlo: 

Realizar la misma introducción que en el ejercicio anterior.

Imaginar que sostenemos un frasco de líquido para hacer burbujas. Tomemos la varita y soplemos.

Visualizar cómo salen las burbujas, algunas grandes y otras pequeñas. Sigamos soplando suavemente, observando y disfrutando de cada burbuja que se forma.

Imaginar cómo las burbujas flotan en el aire, algunas se explotan, pero seguimos soplando y creando más. Disfruta y agradece por cada una de ellas.

No dejes de respirar, agradece por cada inhalación. Sigue soplando y agradeciendo.

Despacio, abre tus ojos y regresa al presente.

Existen numerosas opciones de ejercicios similares que nos invitan a relajarnos y vivir el aquí y el ahora. Consideremos estos ejercicios como una práctica diaria, Podemos hacerla antes de tomar decisiones importantes o cuando sintamos que las emociones nos dominan. Tomemos nuestro tiempo, respiremos y permitamos que a través de la respiración podamos controlar nuestras emociones sin juzgarlas.



Related

Opinión 1177999644737508071

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon


PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Vistas de página en total

LAS MAS LEIDAS

item