ARTICULO: Educar para la vida

Por:  Roberto Rosado Fernández, educador 

La preocupación  de la sociedad de estos tiempos está centrada en cómo lograr que desde el estado brinde educación de calidad. Esta preocupación se torna más profunda si se analizan los comportamientos que exhiben, sobre todo, los jóvenes de hoy. 

Lo que se vislumbre, de seguir estos comportamientos, es un derrotero cada vez más difícil debido a que los jóvenes lucen desorientados y sin horizonte alguno.  

 Escribe Negro Veras, en su columna del periódico ACENTO.COM, en relación a esta preocupación: ‘Lo que cada joven haga o deje de hacer hoy, mañana, formara parte de la reseña de sus antecedentes que le definirán  como ser humano beneficioso a su patria o inservible’. 

La educación del futuro debe enrumbarse en la búsqueda de respuesta  que ponga freno a dicho derrotero. El pueblo mas feliz es el que tenga  mejor educados  a sus hijos, en la instrucción del pensamiento, y en la dirección de los sentimientos. Un pueblo instruido ama el trabajo y sabe sacar provecho de él. Un pueblo virtuoso vivirá más feliz y más rico que otro lleno de vicios, y se defenderá mejor de todo ataque, ha dicho  el gran prócer de la libertad cubana José Martí. 

Ha de saberse que la educación debe desarrollarse teniendo en cuenta las tradiciones culturales y morales de los pueblos. El deber de un hombre no es forzar las condiciones de la vida, para ocupar en ella una situación más alta que las que sus condiciones   le permiten sino hacer en cada una de las condiciones en que se halle la mayor suma mejor de obra posible. 

Al hombre se le debe enseñar   a tener criterio y pensamiento propio; a vivir por sí mismo; de forma independiente y con decoro; no poner en peligro, con su egoísmo y servidumbre, la dignidad y la fuerza de la patria e investigar relacionarse y hacer uso público de la palabra. 

La escuela, abrazada de estas ideas podrá desarrollar  la sagrada labor de educar promoviendo desde las aulas el respeto, defendiendo lo humano; en unidad con la vida, con sentido práctico y moral. Educar para la vida en convivencia social, esto es, que los contenidos y asignaturas se entrelacen con la cotidianidad a partir del lugar donde se vive. Escuela y comunidad, en todas sus instancias entrelazadas, caminando como un solo cuerpo. 

De modo que educar con calidad es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido haciendo de cada uno un resumen de lo que ha vivido hasta lo que está viviendo. Ese es el gran compromiso de cada docente, comprender esa realidad y convertirse en protagonista de la solución. 

El gran desafío que tiene la enseñanza de hoy, en el mundo  convulso y desafiante en que vivimos, es enfatizar en la necesidad de educar al hombre para la vida; para ser más útil a su sociedad sobre la base de que el conocimiento y la buena conducta es la mayor riqueza que puede tener. 


Related

Opinión 8143134845532103399

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

Reflexion de hoy

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Vistas de página en total

LAS MAS LEIDAS

item