El Juan Pablo Duarte de hoy (CCVI aniversario)


Imagen relacionada
Por: Roberto Rosado Fernández

Conmemorar el natalicio de Juan Pablo Duarte es rememorar sus cualidades como fundador de la nacionalidad dominicana.

Vale, en esta conmemoración, refrescar la memoria de toda la sociedad acerca de la condición  que convirtió a Duarte en la figura preponderante del concepto de nación y, forjador, a través de la enseñanza, de ese ideal, principalmente en la juventud, motor de los cambios que habrán de ocurrir en dicha sociedad.

El amor a la patria que concibió, la fe en el pueblo y su destino, la defensa de la soberanía, el respeto a la ley, la defensa de la libertad, la justicia como deber del hombre, la creación de una sociedad sin privilegios y, Dios, la libertad y la patria, como los supremos intereses del pueblo dominicano, son cualidades que adornan al fundador de la Republica y las que lo catapultan como padre inmaculado de la nacionalidad. Así lo contempla el Decálogo Duartiano.

 Duarte, al igual que José Martí, asumió la idea de preparar al pueblo para poder  defenderlo  debido  a que concebía esta actividad como un alto honor y como parte de la vida de todo quien asume el nacionalismo y la defensa de la patria como tarea prioritaria. Por esa razón es de gran compromiso de los educadores formarse en el patriotismo debido a que, además de defender la identidad de su país, contribuye al desarrollo de estos principios en las futuras generaciones, lo cual implica una alta dosis de conocimientos, sentimientos y convicciones que rijan su conducta practica y cotidiana.

Entendió Duarte, como Martí, que la educación  constituye la praxis de la libertad, por ello enseñó a la juventud a reflexionar sobre el pasado, con la finalidad de asumir el presente con actitud transformadora, educando en el razonamiento, en el ejercicio del pensar, saber explicarse, saber formular el por qué de las cosas, por ello pudo introducir a la juventud  en el interés de aprender estrategia militar, muy necesaria para expulsar a los haitianos de nuestro territorio y proclamar la República. A este propósito ayudó la fundación de la Trinitaria, como instrumento político organizativo y, la Filantrópica y la Dramática, para la agitación y la difusión de la cultura y la denuncia  sobre el peligro de la presencia haitiana en nuestro territorio, así como impulsar, a través de estos mecanismos la proclamación de la República libre de toda de nación extranjera.

Corresponde a la escuela formar en estos valores.   La dirección del aprendizaje en las escuelas debe estar dirigido a que los alumnos interpreten estas ideas y la puedan llevar a la práctica con sentido crítico y humano y, el trabajo de cada educador docente es desarrollar en las aulas ese sentido crítico, de modo que la sociedad asimile al Duarte comprometido con la causa nacional por encima de las aspiraciones individuales.

Hoy que se desarrollan actividades promovidas por el Instituto Duartiano, la Subcomisión  Permanente de Efemérides Patria y las Instituciones gubernamentales, culturales y autónomas de la Provincia de San Juan, es propicia la ocasión para resaltar la figura de Duarte y de todos aquellos que le acompañaron en la escuela política, la trinitaria ,la filantrópica y la dramática, así como las demás tareas que hicieron posible el nacimiento de la Republica y su posterior defensa de los intrusos que quisieron impedir esta iniciativa de la que hoy nos sentimos orgullosos.

Related

Opinión 8573177313463218509

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Síguenos por Email

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

contador de visitas


contador de visitas para web

LAS MAS LEIDAS

item