ARTICULO: EN CUARENTENA CON MI AGRESOR


Este articulo me atrevo a escribirlo con un gran y doble dolor en mi corazón, y es que,  en lo que tengo de vida y conocimiento nunca me imaginé poder estar viviendo con dos pandemia a la vez. Y  es que he tenido en estos días que experimentar el amargo sabor  de como es el COVID-19  Y  EL  COVIP-MACHISTA.

Más allá del contagio del virus Covid-19, que mantiene al país en alerta y las consecuencias de la pandemia, diría yo  que esta pandemia  se ha ensañado más contra las mujeres, con lo que  podemos  denominarlo COVIP-MACHISTA.

Para las que,  para muchas mujeres  el hogar no siempre es un lugar seguro y de descanso.    Para un gran número de mujeres estar en cuarentena con  un agresor,  hasta perder el sustento económico por trabajar en la informalidad: No hay otra palabra para describirlo fueron las palabras de una mujer que me daba su testimonio de vida vivido en esta   cuarentena con su agresor.

Y es que esta epidemia  pone en riesgo la vida de muchas mujeres. Desde el riesgos a los que se exponen en su papel de cuidadoras en el hogar,  hasta los repuntes  de violencia doméstica,  pasando por las consecuencias económicas, la crisis del coronavirus que golpea más a las mujeres de maneras muy distintas que a los hombres.  

En el caso de las que están con sus verdugos,   el hogar no es un lugar de descanso para esas  mujeres, más bien,   es  un lugar de riesgo. 

Para las mujeres que en la actualidad  están conviviendo con hombres agresores,  la casa  para esas mujeres sigue siendo el espacio más peligroso. Y me atrevería asegurar que una de cada tres mujeres ha  sufrido violencia física o sexual en su relación de pareja durante esta pandemia. 

Frente a estos casos de agresiones agravadas por la cuarentena, que de hecho es una pandemia todavía mucho más  silenciosa  y que no se contagia por un virus pero sí por este caldo de cultivo que es la  desigualdad y el machismo de un verdugo.

En este momento en el que 90 países están en situación de confinamiento, más 4000 millones de personas  refugiadas  en casa ante el contagio mundial del COVID-19. 

Y  en momentos como este,  en donde las familias debían estar más unidas ya que este coronavirus nos está poniendo a prueba de hasta donde somos capaces de interactuar en FAMILIA. 

El confinamiento a raíz del Covid-19 ha puesto a las familias en una situación excepcional, que  es la de pasar las veinticuatro horas juntos, en casa.  Una situación quizás agobiante para algunos,  pero  también nos están dando  una oportunidad de pasar un difícil examen familiar.

cuando vemos algunos casos de asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, a veces es inevitable el preguntarse por qué no paró esos golpes, por qué no acudió en busca de ayuda, por qué no denunció.

Estas son  Preguntas fáciles cuando a quien se le cuestionan es una persona que se encuentra bien, que no tiene excesivos problemas, que se siente querida por los suyos. 

Pero de las más difíciles de contestar si a quien se le inquiere es a una mujer maltratada, dominada, atemorizada y cuya autoestima está literalmente en el suelo.  En la mayoría de los casos, la respuesta siempre es la misma, EL MIEDO.

Clamo por aquellas mujeres que aún no se atreven a denunciar tan horrendo maltrato
Y solo me atrevo a decir antes estas dos pandemias que están viviendo muchas mujeres en Jeremías 33:3 

 CLAMA A MÍ, Y YO TE RESPONDERÉ, Y TE ENSEÑARÉ COSAS GRANDES Y OCULTAS QUE TÚ NO CONOCES.

 MERCEDES ROA, M.A
23/04/2020

Related

Opinión 3720006231272109895

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

LAS MAS LEIDAS

item