ARTICULO: La Honestidad y el Sicario Político

Por: Becker Márquez Bautista.

A veces nos sentimos preocupados por algunas actitudes de ciertas personas que viven siempre utilizando como refugio el dedo acusador, nuestro vínculo directo con la política no es de ahora, siempre hemos actuado en la vida como en la política apegado a los principios éticos y morales que nos inculcaron nuestros padres y por supuesto nuestros líderes políticos. 

La honestidad es un valor humano, una actitud que nos brinda confianza y en aquellos que están en contacto con nosotros, ser honesto nos hace que siempre actuemos con la verdad y una auténtica justicia, dándole a cada quien lo que se merezcan.

La honestidad es una condición fundamental para la relación humana, para la amistad, y la vida comunitaria y hasta partidaria. La sinceridad y la honestidad siempre tienen que ir de la mano, estas dos virtudes tienen un valor relevante para alcanzar el verdadero sentido humano. 

Las personas honestas debe tener una vida íntegra, su conducta y su pensamiento no deben ser contradictorios. Habla de lo que piensa y cumple lo que dice. 

La persona honesta aspira a observar los códigos de conducta más elevados, es leales a los principios universales de la vida y sus decisiones se basan en discernir claramente entre lo correcto y lo incorrecto. 

Jamás seré verdugo de mis compañeros. Algunos gozan de la virtud de denigrar para conseguir o congraciarse con alguien y a veces creen que somos iguales a ellos, es legítimo, pero no legal, tenemos que ser más honestos y sinceros con nosotros mismos. 

No me parece serio inventar calumnias para conseguir algo, dividir para lograr sus objetivos, y mucho menos, conseguir las cosas convirtiendo a los demás en cadáveres y pisotearlos a la vez para así conseguir migajas. Al final todo se revierte. 

Es momento de adecentar la política, es propicia la ocasión para realizar las grandes transformaciones que requiere nuestra sociedad, la política es una ciencia y debemos aplicarlas con los requisitos y pormenores que se necesita.

No todos seremos iguales, no veo justo que a todos nos quieran meter en el mismo saco, tampoco es serio querer medirnos con la misma vara. Hay ciudadanos que queremos contribuir a un adecentamiento de la política partidaria y social. 

Los sicarios políticos no desmayan en su accionar, no pierden el tiempo para sembrar la semilla de la discordia sin importar las consecuencias a futuro que eso les puede acarrear. Trabajamos pues para erradicar esa figura que por años ha carcomido las simientes de la unidad entre los pueblos.

Related

Opinión 7288652411394470431

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon


PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Páginas vistas en total

LAS MAS LEIDAS

item