ARTICULO: Profesionales tóxicos: ¿eres tu este tipo de profesional?… ¡CUIDADO!

Por: Raydina Lora


En el entorno laboral se pueden conocer personas entusiastas, introvertidas, creativas, colaboradoras y extrovertidas, pero también tóxicas. Sobre estas últimas acepta este consejo: aléjate de ellas.


“Se trata de una persona negativa, se ve solitaria, se queja todo el tiempo, habla solo de sus problemas y no participa de las actividades”, cuenta María del Pilar Álvarez, consultora asociada en Lee Hecht Harrison.


El trabajador tóxico tiene celos de los logros de los demás y critica permanentemente a la empresa y sus compañeros, dos aspectos claves que perjudican el clima organizacional y no permiten avances ni mejoras en el equipo de trabajo.


Estos empleados tienden a buscar aliados sobre todo en personas más moldeables y nuevas en la compañía para sumarlas a sus pensamientos, agrega Ana María Moreno, líder de Recursos Humanos en Hays Colombia.


“También son desleales, perezosos, no asumen responsabilidades, culpan a los demás por sus faltas, están a la defensiva y les gusta sacar rumores y chismes”, menciona Moreno.


El diagnóstico de los trabajadores tóxicos parte del jefe directo, él es el llamado a supervisar las actitudes que tiene cada uno de sus colaboradores, su baja productividad y cómo influye de manera negativa en el desarrollo del equipo.


Al respecto, Natalia Díaz, socia de Leadership, indica que es fácil identificarlo en el día a día con el cumplimiento de sus labores, la presentación de excusas y la polémica sobre lo que se les asigna.


Hay ocasiones en que el área de Recursos Humanos lo detecta, porque se presentan quejas sobre su comportamiento, y luego de conversar con el jefe y los colegas se llega a la conclusión de que una persona tóxica no le sirve a la organización.


Tener personas tóxicas en una oficina no es nunca agradable, pero es como una fiebre, que te puede servir para señalarte que algo está marchando mal. Las recomendaciones de la mayoría de los expertos es siempre la misma: evitarlas lo máximo posible que se pueda. En muchas ocasiones no es posible prescindir de aquellas personas tóxicas, por lo que la clave es aprender a gestionar esta toxicidad y aprovechar tener un inputs negativo para poder establecer estrategias de afrontamiento o para “blindarse”. 

Related

Opinión 7698250553882876403

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon





PUBLICIDAD

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Vistas de página en total

LAS MAS LEIDAS

item