ARTÍCULO: Aspirantes al Congreso Nacional por San Juan

 

POR: LEANDRO ORTIZ DE LA ROSA

«Siento que los sanjuaneros no estamos satisfechos con lo que somos, pero a la vez no hemos podido ponernos de acuerdo sobre qué somos, ni sobre lo que queremos ser para que este pueblo eche hacia delante.» Y por eso somos idiotas una vez más porque estamos sumergidos los compueblanos en un círculo vicioso.

En tanto que nuestros sanjuaneros no adquieran conciencia plena de lo que debemos ser, a pesar de que contamos con los talentos y las virtudes humanas y políticas que distinguen a otras regiones como la del Norte, los partidos políticos y su dirigencia han creado situaciones de corte enteramente populista que lejos de sernos favorables, temo mucho que vengan a ser nuestra ruina. Desgraciadamente, estas realidades parecen estar no muy distantes de nosotros.

Una clase política y empresarial ha surgido en San Juan, que a lo mejor has hecho que seamos más pobres porque ellos fueron ricos y más inteligentes. En verdad no lo creo así, lo que se demuestra es una exitosa conspiración de malos, avivatos y manipuladores contra buenos en la que ellos siempre ganan y una gran mayoría siempre pierde (En verdad esa mayoría está compuesta por perfecto idiota que permanecen en todos los casos entre las pobres víctimas y los buenos perdedores, tal y como lo definió los ilustres escritores: C. A. Montaner, P. Apuleyo Mendoza y Vargas Llosa).

Hoy los sanjuaneros somos tan idiotas y más idiotas que nunca que quieren repetirnos la misma receta de 2020, hasta el punto de permitir que se transfiera una vez más a modo de herencia, liderazgo a personas tan solo por ser descendiente de un político que hizo fortuna mal habidas y hoy delegó en sus descendientes para que las instituciones sean como una especie de monarquía, y usted veras que un cualquiera que el único mérito que puede exhibir es la herencia que le deja su antecesor.

En la recién pasada elecciones el pueblo murmulla que hasta mujeres de dudosa reputación se colaron para ocupar una curul para mal representar a San Juan, lo que evidentemente ha sido una amarga experiencia esperada para mucha y sorpresa para una minoría. Todo porque un empresario muy conocido decía que de su grupo quería un diputado, un alcalde y pila bien grande de juntas distritales y regidores debido a que este pueblo tiene complejo de Guacanagarix y hay que complacer al cacique.

San Juan perdió un diputado en virtud de resolución Núm. 10-2019 emanada de la Junta Central Electoral, hoy apenas cuenta con cuatro diputados, los suman todos y no dan uno, solo basta observar el portal de la Cámara de Diputados y buscar el nombre de cada uno de ellos y no hay un solo proyecto que los cuatro diputados que tenemos hayan sometidos y aprobados, es más ni siquiera un informe favorable.

En San Juan tenemos una ausencia más que notoria de legisladores a tal punto que podemos decir que estamos huérfanos, no existe un diputado que haya sometido un solo proyecto de ley a pesar de tener abogados, han sido más de lo mismo y quizás peor aún. Solo han sometido proyectos de resoluciones a los cuales no se les ha dado ningún cumplimiento.

El Congreso de la República Dominicana, es Bicameral y está dividido en dos: El Senado y la Cámara de Diputados. El Senado compuesto de 32 representantes, uno por cada provincia y el Distrito Nacional. La Cámara de Diputados compuesta por un número de 178 diputados en las provincias, cinco a nivel nacional y siete en el extranjero o de ultramar.

La enorme cantidad de representantes que tenemos, y lo mucho que le cuestan al país, se hace cada vez más difícil que se aprueben los proyectos de ley necesarios como la creación de tribunales, la aprobación del código penal, la creación de tribunales administrativos, cámara de cuentas, juicio político, la ley de incautación de bienes, reforma a la ley de seguridad social y de salud y un conjunto de leyes que la propia Constitución manda a que sean creadas.

El presidente de la República Luis Abinader por segunda ocasión ha solicitado una legislatura extraordinaria, porque aparentemente los 150 días que se extiende cada legislatura ordinaria no son suficientes para los congresistas poder cumplir con sus funciones legislativas, pero sí pueden reunirse para la creación de Comisiones que es ahí donde sacan jugosas partidas económicas para engordar su salario.

Lo que se ha observado da pena y vergüenza, los presidentes de ambas cámaras Eduardo Estrella y Alfredo Pacheco se acusaron mutuamente de estancar proyectos de leyes pendientes que urgen aprobarse y esto es algo que la República Dominicana, simple y llanamente, no necesita, sin embargo, hoy todos aspiran a reelegirse porque el carguito es muy bueno y el pais hasta hora no ves los resultados de tener tantos congresistas que se chupan el presupuesto nacional.

 

El autor es Abogado y Periodista

Related

Opinión 5315120165852861126

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

Reflexion de hoy

Traductor de google

Siguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

PUBLICIDAD

Vistas de página en total

LAS MAS LEIDAS

item